miércoles, 9 de abril de 2014

Reflejo de succión: innato pero educable



La capacidad de mamar es innata en todos los mamíferos. El ser humano aprende el patrón de succión dentro del vientre materno.

Este aprendizaje se inicia a las 16 semanas de gestación con el reflejo de deglución y se completa a las 20 semanas con el reflejo de succión.

La coordinación de estos dos reflejos se produce a las 32 semanas de gestación. Por lo tanto, los bebés nacidos antes de las 32 semanas de gestación (prematuros) no tendrán reflejo de succión.

En los últimos años, con los avances en el campo de la neonatología, se ha reducido el índice de la mortalidad de los recién nacidos prematuros. Pero estos bebés nacidos antes de término presentan dificultades para alimentarse por la inmadurez de las funciones orales y anatómica de sus órganos orofaciales.

También pueden padecer succión incorrecta aquellos bebés que hayan sido separados de sus madres tempranamente como por ejemplo niños hospitalizados  y/o que presenten algún tipo de patología como un frenillo sublingual hipertrófico (anquiloglosia), labio leporino… En ocasiones, una disfunción oral puede ocasionar el destete precoz del lactante.

Es importante estimular tempranamente la succión a través de técnicas de fisioterapia miofuncional para establecer una succión correcta y placentera.  Contribuyendo al buen desarrollo del bebé pretérmino o a término, pero que por alguna razón lo ha perdido.

En niños con frenillos hipertróficos, es decir, con un frenillo lingual corto, que impidan un amamantamiento correcto habrá que liberar la lengua a través del tratamiento quirúrgico. 

Es importante un diagnóstico a tiempo, valorar las causas que originan una succión incorrecta y si es preciso comenzar a tratar de forma inmediata las disfunciones orales a través de la estimulación sensiomotora-oral para que el bebé recupere el reflejo de succión lo antes posible.

Artículo de la Dra. Sita Pastor, del Servicio de Logopedia y Fisioterapia Miofuncional de la Fundació Hospital de Nens de Barcelona.