martes, 22 de octubre de 2013

Laringitis aguda o crup laríngeo


Imagen de www.lostiempos.com


La laringitis aguda o crup es una causa frecuente de obstrucción de las vías aéreas superiores durante la edad pediátrica. Clínicamente, se caracteriza por tos perruna, estridor (ruido inspiratorio), afonía y dificultad al respirar. De forma general, la laringitis aguda se clasifica en dos grandes grupos: la laringitis o laringotraqueítis aguda infecciosa y la laringitis espasmódica o crup.


·         Laringotraqueitis infecciosa

Aparece de forma frecuente en niños entre los 6 meses y los 3 años presentado una máxima incidencia durante el otoño y el invierno, época en la que existe un mayor predominio del virus parainfluenza, principal responsable del proceso. El mecanismo de contagio del virus se produce a través de las secreciones infectadas. El virus produce una inflamación de la mucosa de laringe y tráquea determinando un estrechamiento de las mismas y una menor movilidad de las cuerdas vocales responsable todo ello del estridor y la afonía típicos de la enfermedad.

Desde el punto de vista clínico, el cuadro se inicia como una infección respiratoria de las vías altas que en un período de 2 o 3 días evoluciona hacia tos perruna, afonía, estridor y dificultad respiratoria de intensidad variable. La laringitis aguda infecciosa puede extenderse hasta la semana de duración y la fiebre puede estar presente en cualquier momento.

El diagnóstico de la laringitis aguda infecciosa se basa en la historia clínica del paciente y la exploración física detallada. En raras ocasiones son precisas exploraciones complementarias del tipo analítica sanguínea o radiología de tórax. A pesar de ser una entidad relativamente fácil de diagnosticar, es importante descartar patologías potencialmente más graves como epiglotitis, faringitis o abscesos de la zona, infecciones bacterianas tributarias de tratamiento antibiótico de intensidad y duración variables.

La valoración clínica de la severidad del proceso se realiza mediante la escala de Westley o el score de Taussig que a su vez permiten monitorizar la respuesta al tratamiento. La medición de la pulsioximetría es un dato objetivo complementario que nos permite detectar situaciones de baja oxigenación de la sangre.

Score de Taussig

En caso de tratarse de un laringitis aguda, medidas como la ingesta abundante de líquidos y antitérmicos en caso de fiebre suelen ser suficientes hasta la resolución del cuadro. A pesar de no existir evidencia científica, respirar aire húmedo o frío parece ayudar a controlar los síntomas. Queda a criterio del profesional la administración de dosis única de corticoide oral (dexametasona o prednisolona). Si el proceso es de intensidad moderada, el paciente deberá ser tratado con budesonida nebulizada con suero fisiológico y oxígeno. Si el paciente no responde o la dificultad respiratoria es evidente el tratamiento nebulizado se realizará con adrenalina pudiendo administrarse hasta 3 dosis con un intervalo de 30 min en caso de respuesta parcial. Si la sintomatología es severa, con dificultad respiratoria grave, hipoventilación y alteración del nivel de conciencia, es necesario realizar una monitorización estrecha de las constantes mientras se administran adrenalina nebulizada en dosis continuadas , budesonida nebulizada de apoyo y dexametasona vía parenteral a la vez que se organiza el traslado a una unidad de cuidados intensivos.

·         Laringitis espasmódica o crup

La causa exacta del crup no es bien conocida. La clínica es prácticamente idéntica a la laringitis aguda infecciosa aunque el componente febril suele estar ausente. Al igual que su homónimo infeccioso, el crup predomina en invierno, afecta a niños entre los 6 meses y los 3 años presentando en este caso predisposición familiar  y un elevado índice de recurrencia. El procedimiento de valoración clínica y el tratamiento no difieren de la laringitis aguda infecciosa.

Fuente: Laringitis aguda (crup). ML Arroba Basanta. An Pediatr, Monogr 2003;1 (1): 55-61

Artículo del Dr. Ferran Cachadiña, Director de Organización, Calidad y Planificación; pediatra de Consultas Externas y Urgencias. 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!