jueves, 13 de junio de 2013

¿Tendré leche suficiente? (y III): Cómo saber si está recibiendo lo que necesita



Último artículo de la serie, con algunas observaciones que nos confirman que, efectivamente, nuestr@ hij@ está recibiendo la leche materna que necesita.

El peso

En los primeros quince días de vida, lo normal es que tu hijo pierda algo de peso. No te preocupes, no es que tengas poca leche, es un proceso normal de todos los recién nacidos. Ponlo a mamar cada vez que quiera, con mucha frecuencia, como mínimo 8 veces al día, y verás como cada vez produces más leche. Debes saber además que tu leche es tan buena como la de cualquier otra mujer, pues no hay leches malas, y debes beber cada vez que tengas sed, pues estás usando grandes cantidades de agua para producir tu leche. 

La preocupación por el peso es muy frecuente entre las madres lactantes, pero en la mayoría de los casos todo está funcionando bien y el niño está ganando adecuadamente. Ten en cuenta que:

·   Las gráficas de crecimiento que deben utilizarse para valorar el peso y la talla son las de la OMS, confeccionadas a partir de niños alimentados óptimamente al pecho que son más adecuadas para valorar el crecimiento de los lactantes.
·   Es importante la valoración clínica del niño: su aspecto, vitalidad, si moja 4-5 pañales diarios, etc.
·   Es más importante la velocidad de crecimiento que el peso en un momento determinado. Ganancias aproximadas:
                   0-6 semanas: 20 g/día
 menos de 4 meses: 100-200 g/semana
 4-6 meses: 80-150 g/semana
 6-12 meses: 40-80 g/semana

·   El crecimiento del niño debe controlarlo el pediatra en la consulta. No es una buena idea pesar al niño a menudo en la farmacia porque puede inducir a error. Pasado el primer mes no es necesario pesar al niño cada semana, salvo circunstancias especiales por indicación de su pediatra.
 
Diuresis y deposiciones

Normalmente los primeros días tu hijo mojará 2 ó 3 pañales diarios. Al tercer o cuarto día, una vez que "suba" la leche, mojará un mínimo de 4 ó 5 pañales al día, si mojara menos pañales o encontraras que duerme tanto que mama muy pocas veces al día, debes consultar con tu pediatra, pues posiblemente tengas que aumentar el número de veces que le das el pecho.    
                          
Los recién nacidos defecan 4 ó 5 veces al día, aunque a veces llegan a las 10 veces y otras hace caca 1 vez cada 2 días, todo eso está dentro de lo normal. Las deposiciones típicas de un niño que toma el pecho son amarillas o verdosas y líquidas. A partir de los 2 meses, normalmente defecan con menor frecuencia de lo que lo hacían anteriormente, eso solo significa que tu hijo lo está absorbiendo todo y no deja residuos, pero no es estreñimiento porque las deposiciones siguen siendo blandas aunque solo haga cada 2, 3, 7 o 20 días. No sirve de nada y puede ser perjudicial el estimularles el culito con cerillas, termómetros, rabos de hojas de geranio, supositorios de glicerina,... Tampoco hay que darles infusiones laxantes ni zumos de diversas frutas. Los estímulos fabrican gente estreñida que depende de que le toquen el ano para defecar y las infusiones y zumos acaban antes con la lactancia, ya que a más zumo, menos maman y el pecho fabrica menos leche.

Artículo de la serie escrita por la Dra. Paula Rodríguez Alessi, pediatra, consultora de lactancia materna y responsable del Grupo de Lactancia de la Fundació Hospital de Nens. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!