miércoles, 12 de junio de 2013

¿Tendré leche suficiente? (II): Algunas recomendaciones

Siguiendo con la entrada de ayer, algunas recomendaciones para que la leche sea "suficiente"

·         Pon a tu hijo a mamar siempre que él quiera, no esperes a que llore de hambre, dale aunque solo "busque", gruña o se chupe los dedos. Asegúrate de que se coge bien al pecho (con la boca abarca el pezón más un buen bocado de areola). Deja que mame todo el tiempo que quiera del mismo pecho, porque la leche del final tiene más grasa (más calorías). Si quiere más ofrécele el otro pecho después.

·         Dale el pecho a menudo (mínimo 8 veces al día), para que la estimulación de la piel del pecho asegure el funcionamiento de las hormonas de la lactancia, sobre todo las primeras semanas. Cuantas más veces mame tu hijo, más hormona segregarás y más leche producirás.

·         Retira el chupete y ofrécele a tu hijo el pecho siempre que el bebé quiera, aunque no sea por hambre. El pecho necesita el estímulo de la boca del bebé para fabricar leche. Cuando se le pone el chupete le quita el estímulo al pecho y fabricará menos leche. Si además el bebé es muy pequeño, puede confundir la forma de cogerse al pecho.

·         Puede ser útil, para tener más leche, más rápidamente, utilizar un sacaleches para vaciar mejor los pechos y estimularles a que fabriquen más.

·         Observa si el bebé está contento, duerme tranquilo 1-2 horas seguidas y no parece enfermo. Si es así, toma suficiente.

·         Observa si orina mucho o poco (lo normal es mojar 4-6 pañales al día, pero ten en cuenta que si son superabsorbentes es más difícil de valorar) y si la orina es clara u oscura. Si el bebé orina poco o la orina es muy concentrada, es posible que esté tomando poco, consulta con un experto en lactancia.



La "subida de la leche" varía mucho de una mujer a otra, en algunas puede salir "a chorro", mientras que en otras simplemente gotea, ambas situaciones son normales. 


La mayor parte de los problemas de la lactancia se solucionan dando de mamar con más frecuencia. Si haces eso durante dos o tres días, tu producción de leche aumentará para adaptarse a las necesidades de tu hijo. Hay periodos en los que tu hijo crecerá más rápido y te pedirá de mamar con más frecuencia, dale cuando pida y producirás la leche que tu hijo necesita. 


Mantén una dieta sana y equilibrada, y bebe toda el agua que necesites de acuerdo a tu sed. Procura estar lo más tranquila y relajada posible y consigue el apoyo de su pareja, familia y amigos. 


¡No le des ningún biberón, pues no lo necesita! Si tienes dudas habla con su pediatra...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!