miércoles, 16 de enero de 2013

Vacuna contra el neumococo

A veces oír hablar de este microbio puede parecer que se habla de un desconocido. Nada más falso. Las infecciones por neumococo son una de las principales causas de muerte de los niños de los países de renta baja. En los países de renta alta, el problema de estas infecciones se polariza principalmente en los dos extremos de la vida. Los niños menores de 2 años y los mayores de 65. En el grupo de los niños la mortalidad es baja y asociada fundamentalmente a meningitis. No obstante también se producen bacteriemias. En los adultos la neumonía es la principal causa de muerte.

Aunque la meningitis por neumococo es poco frecuente (menos de 1 caso por cada 100.000 personas), es mortal en más o menos 1 de cada 10 casos infantiles. Con posibilidad importante de secuelas en los casos que sobreviven. Secuelas cerebrales y sordera que conllevarán limitaciones importantes en su vida escolar y adulta.


En la actualidad hay 93 serotipos de la bacteria, con diferente capacidad patógena e invasiva, para colonizar la nasofaringe y que pueden ofrecer resistencia a los antibióticos. La transmisión es de persona a persona por contacto directo. El hecho de la aparición de resistencias antibióticas puede hacer difícil tratar infecciones graves como las meningitis. Esto hace aún más importante la prevención.

La vacuna del neumococo se ha preparado en relación a los serotipos que más frecuentemente provocaban enfermedad invasiva. En un primer momento, desde el año 2000, sólo era por 7 serotipos, en la actualidad existen frente a 10 y 13 serotipos. La introducción de la misma ha alcanzado diferentes objetivos:

a) Reducción de enfermedad invasiva para serotipos incluidos en la vacuna.
b) Reducción parcial de las enfermedades no invasivas.
c) Reducción del nivel de colonización nasofaríngea por serotipos vacunales.
d) Reducción de colonización por serotipos resistentes.
e) Inmunidad de grupo, cuando se aplica de forma sistemática a la población menor de 5 años con reducción de enfermedad en no vacunados.

Conseguir estos éxitos con la gravedad de las meningitis neumocócicas es motivo suficiente para aconsejar la vacunación de nuestros niños desde los primeros meses de vida. Hay que recordar la gravedad marcada por debajo de los 2 años, momento en que se sociabiliza el niño en las escuelas infantiles, donde hay facilidad de transmisión del neumococos por la proximidad entre ellos con los juegos y la repetición de enfermedades víricas respiratorias que pueden favorecer la invasión de bacterias colonizadores de la faringe como es el neumococo, en periodos de invierno y principio de primavera.

La posibilidad de que se produzca un reemplazo de serotipos más habituales por otros por el hecho de las vacunas debe hacer que se esté atento a los posibles cambios para administrar nuevas dosis vacunales con las nuevas vacunas que aparezcan en el futuro, como ha sucedido con los niños vacunados inicialmente con la que sólo tenía 7 serotipos.

Article original del Dr. Martínez Roig, pediatra especialista en Malalties Infeccioses i consultor clínic de la Fundació Hospital de Nens.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!