miércoles, 21 de noviembre de 2012

Signos de alarma de los trastornos alimentarios

Hace unos días, os informábamos que el Hospital de Nens había llegado a un acuerdo de colaboración con SETCA para el abordaje conjunto de los chicos y chicas que padecen un trastorno de la conducta alimentaria.
Quizá una vez está establecido el trastorno, es relativamente "fácil" llegar a un diagnóstico, sin embargo hay ciertos signos de alarma que se pueden ir instaurando lentamente y que pueden poner en alerta a las familias de que alguna cosa está ocurriendo.

Os facilitamos una lista de los principales signos de alarma que podemos detectar en el seno de las familias y en la escuela.
En relación con la alimentación
  • Utilización injustificada de dietas restrictivas.
  • Estado de preocupación constante, que puede llegar a la obsesión por todo lo que esté   relacionado con la alimentación.
  • Interés exagerado por recetas de cocina, dietas, tablas de calorías, etc.
  • Preferencia por no comer en compañía.
  • Interés por cocinar para los demás y hábito de encontrar excusas para no comer.
  • Sentimiento de culpabilidad por haber comido.
  • Comportamiento alimentario extraño (comer de pie, desmenuzar la comida en trozos muy pequeños, jugar, esconderlo, etc.).
  • Levantarse de la mesa y encerrarse en el baño después de cada comida.
En relación con el peso
  • Pérdida de peso injustificada o detención del aumento.
  • Miedo y rechazo exagerados con respecto al sobrepeso.
  • Práctica del vómito autoinducido o del ayuno y utilización de laxantes o diuréticos con el objetivo de controlar el peso o perderlo.
En relación con la imagen corporal
  • Percepción errónea de tener un cuerpo graso
  • Intentos de esconder el cuerpo con la utilización de ropa ancha, evitando el bañador, etc.
En relación con el ejercicio físico
  • Hacer ejercicio en exceso y mostrar nerviosismo si no se hace.
  • Utilización del ejercicio para adelgazar.
En relación con el comportamiento
  • Insatisfacción personal constante.
  • Estado depresivo e irritable, con cambios de humor frecuentes.
  • Disminución de las relaciones sociales, con tendencia al aislamiento.
  • Aumento aparente de las horas de estudio.
  • Dificultad de concentración.

    miércoles, 7 de noviembre de 2012

    ¿Cómo escoger de forma adecuada las gafas de los niños?

    Tras una revisión rutinaria o por haber detectado posibles problemas con la visión, es posible que nuestro hij@ deba llevar gafas para corregir los defectos de refracción. 
    A continuación os detallamos una serie de características para poder escoger las gafas más adecuadas para ellos. 

    MONTURA
    • Forma
      • Centrada respecto al ojo 

      •  Puente bajo 

      • Ovalada o redondeada: La parte superior ha de seguir la forma de las cejas sin interferir en la línea de mirada. 

    • Material
      • Silicona: Material indicado para niños/-as menores de 4 años, o para gafas deportivas. Estas gafas se caracterizan por su flexibilidad y su diseño anatómico.
      • Pasta: Material rígido y resistente. 
      • Metálicas: Monturas ligeras, las plaquetas pueden adaptarse mejor a la fisonomía de la cara pero se deforman con más facilidad y necesitan ser ajustadas frecuentemente.
    LENTES
    •  Material
      • Orgánico: Lentes de material plástico que se caracterizan por ser ligeras y resistentes a la rotura, pero se rayan con facilidad y requiern un tratamiento de endurecido.
      • Policarbonato: Utilizado inicialmente para gafas de protección, es más resistente a la rotura que el orgánico convencional pero más frágil ante las rayadas y abrasiones.
          
    • Tratamientos
      • Endurecido: Tratamiento químico superficial que confiere al cristal orgánico más resistencia a rayadas y abrasiones.
      • Antirreflejante: Tratamiento químico superficial que mejora la transparencia de la lente, consiguiendo que la luz se transmita a través de ella en lugar de reflejarse. Mejora el confort visual en el uso de pantallas y luz artificial y también la estética de la gafa. pero atrae más suciedad y la gafa se ha de limpiar con más frecuencia, por esta razón no lo recomendamos para niños menores de 7 años. 

    Y RECORDAD!!!

    • Para conseguir que el niño/a lleve la gafa a gusto, ésta ha de quedar bien ajustada en la cara mientras  se mueve y juega y no le ha de hacer daño ni en la nariz ni tras las orejas.
    • Cuando escojáis la montura dejad que el niño/a se la ponga el mismo, pedirle que se mueva y tened en cuenta su opinión sobre su sensación de comodidad y sus preferencias estéticas.
    • Las gomas y cintas que van por detrás de la cabeza sirven para evitar que la gafa salga disparada en caso de que el niño se cayese.
    • Las monturas desajustadas y los cristales rayados interfieren en un buen rendimiento visual y son fuente de síntomas y posturas visuales inadecuadas
    Material preparado para su difusión por el Servicio de Oftalmología y Optometría.

    sábado, 3 de noviembre de 2012

    Vacunación antigripal en niños, ¿necesaria?

    Hace ya unos días, empezó la campaña para la vacunación contra la gripe de esta temporada. Una de las preguntas que con frecuencia se hacen las familias con niños pequeños, es si hay que vacunar a los niños contra esta enfermedad.



    La Asociación Española de Pediatría mediante su Comité Asesor de Vacunas cada año emite las recomendaciones bajo consenso. En este link podéis tener acceso al documento completo que vamos a tratar de resumir.

    Las recomendaciones se dividen en tres grupos, pero el objetivo común de los tres, es proteger a aquellos niños y adultos que si padecen una gripe, tienen más probabilidades de tener complicaciones. La vacuna se suele recomendar a partir de los 6 meses (aunque la efectividad en menores de 2 años es baja).

    La gripe es frecuente en los niños y a menudo son los primeros contagiados en las casas (los servicios de Urgencias pediátricos se “colapsan” unos días antes que los de los adultos). Por suerte en la gran mayoría de los casos serán cuadros víricos sin complicaciones, pero cada año hay personas que sufren una gripe complicada. Por ello la recomendación de vacunar.

    En relación con nuestros niños y adolescentes, sería aconsejable la vacunación en:

    1.    Niños con enfermedades de base que les aumentan el riesgo de una gripe complicada como por ejemplo:

    •    Enfermedad pulmonar crónica
    •    Enfermedad cardiovascular grave
    •    Enfermedad metabólica crónica
    •    Enfermedad crónica renal
    •    Enfermedad inflamatoria intestinal
    •    Inmunodeficiencia
    •    Enfermedad oncológica
    •    Enfermedad neuromuscular crónica
    •    Etc

    2.   Niños sanos pero que conviven con pacientes con riesgo de complicaciones

    3.   Adultos que conviven con niños con factores de riesgo. Muy especialmente recomendado cuando el pequeño sea menor de 6 meses y por tanto no puede ser vacunado.