miércoles, 7 de noviembre de 2012

¿Cómo escoger de forma adecuada las gafas de los niños?

Tras una revisión rutinaria o por haber detectado posibles problemas con la visión, es posible que nuestro hij@ deba llevar gafas para corregir los defectos de refracción. 
A continuación os detallamos una serie de características para poder escoger las gafas más adecuadas para ellos. 

MONTURA
  • Forma
    • Centrada respecto al ojo 

    •  Puente bajo 

    • Ovalada o redondeada: La parte superior ha de seguir la forma de las cejas sin interferir en la línea de mirada. 

  • Material
    • Silicona: Material indicado para niños/-as menores de 4 años, o para gafas deportivas. Estas gafas se caracterizan por su flexibilidad y su diseño anatómico.
    • Pasta: Material rígido y resistente. 
    • Metálicas: Monturas ligeras, las plaquetas pueden adaptarse mejor a la fisonomía de la cara pero se deforman con más facilidad y necesitan ser ajustadas frecuentemente.
LENTES
  •  Material
    • Orgánico: Lentes de material plástico que se caracterizan por ser ligeras y resistentes a la rotura, pero se rayan con facilidad y requiern un tratamiento de endurecido.
    • Policarbonato: Utilizado inicialmente para gafas de protección, es más resistente a la rotura que el orgánico convencional pero más frágil ante las rayadas y abrasiones.
        
  • Tratamientos
    • Endurecido: Tratamiento químico superficial que confiere al cristal orgánico más resistencia a rayadas y abrasiones.
    • Antirreflejante: Tratamiento químico superficial que mejora la transparencia de la lente, consiguiendo que la luz se transmita a través de ella en lugar de reflejarse. Mejora el confort visual en el uso de pantallas y luz artificial y también la estética de la gafa. pero atrae más suciedad y la gafa se ha de limpiar con más frecuencia, por esta razón no lo recomendamos para niños menores de 7 años. 

Y RECORDAD!!!

  • Para conseguir que el niño/a lleve la gafa a gusto, ésta ha de quedar bien ajustada en la cara mientras  se mueve y juega y no le ha de hacer daño ni en la nariz ni tras las orejas.
  • Cuando escojáis la montura dejad que el niño/a se la ponga el mismo, pedirle que se mueva y tened en cuenta su opinión sobre su sensación de comodidad y sus preferencias estéticas.
  • Las gomas y cintas que van por detrás de la cabeza sirven para evitar que la gafa salga disparada en caso de que el niño se cayese.
  • Las monturas desajustadas y los cristales rayados interfieren en un buen rendimiento visual y son fuente de síntomas y posturas visuales inadecuadas
Material preparado para su difusión por el Servicio de Oftalmología y Optometría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!