jueves, 27 de septiembre de 2012

Enfermedades infecciosas emergentes (y II)

(Continuación de la entrevista al Dr. Martínez Roig)

¿Cuáles son los principales síntomas de estas enfermedades? Y su tratamiento?

Creo que debemos ser muy breves en este punto. El sarampión es un catarro oculonasofaringotraqueobronquial, acompañado de fiebre y erupción de arriba hacia abajo. Su tratamiento es sintomático.

La tos ferina o tos de los 100 días, presenta apneas en los primeros meses o  tos paroxística afebril sin anomalías en la auscultación, después de un resfriado leve de vías respiratorias con incremento de las manifestaciones si no se trata precozmente. Su tratamiento son antibióticos macrólidos y reconocimiento los casos índice con su correspondiente tratamiento.

En el caso de los microorganismos productores de las enzimas que condicionan la resistencia, hasta que no se conoce su presencia y la sensibilidad del microorganismo no se puede hacer un tratamiento idóneo.

En el caso de la tuberculosis multirresistente o de resistencia extensa, se debe hacer un estudio cuidadoso de la sensibilidad para ver qué fármacos de segunda línea se deben emplear. Es recomendable que sea un experto en esta enfermedad quien dirija el tratamiento.

El caso del dengue es una enfermedad vírica sin tratamiento específico y que cuando pensamos en nuestro entorno suele ser el primer contacto con el virus y es una enfermedad similar a la gripe con una erupción maculopapulosa. Cuando se trata de un segundo contacto con el virus, puede ser una forma grave hemorrágica, que suele ocurrir cuando son personas que vuelven a su país de origen donde ya previamente, habían sufrido un primer contagio.

En la gripe puede ser que en determinados casos de riesgo para enfermedades respiratorias, cardiovasculares, renales o inmunodepresión y en adultos de más de 65 años, se utilicen tratamientos antivirales como el oseltamivir o zanamivir.

Imagen de la página enpositivo.com

En el caso del Chagas puede ser asintomático durante el período neonatal en un 60 a 90 por ciento de los casos, pero en el resto puede presentarse como bajo peso, test de Apgar bajo, fiebre o hipotermia, linfadenopatía, hepatoesplenomegalia, ictericia, hemorragias cutáneas, signos de meningoencefalitis, signos de miocarditis, o distrés respiratorio. Se utilizan el nifurtimox y el beznidazol como tratamientos.

¿Cuáles son los mecanismos de contagio?

El sarampión, tos ferina, tuberculosis, enfermedad neumocócica se transmiten por las gotas aéreas. El dengue se transmite por la picadura de mosquito al igual que el Chagas. En el caso de los microorganismos productores de enzimas que favorecen la resistencia antibiótica suele ser por contacto directo o fomites en el caso del estafilococo resistente a meticilina y en el caso de los otros productores de β-lactamasas plasmídiques de espectro extenso puede ser por contacto con aguas contaminadas, alimentos, mala higiene de manos de los portadores sanos o animales domésticos contaminados.

¿Cómo podemos hacer prevención?

Diferenciaremos las enfermedades que tienen vacunas de las que no. De las que hay vacunas podríamos decir que para el sarampión hay que valorar cuál es la edad idónea de hacer la primovacunación y revacunar según el momento de la primera dosis. Es posible que sea necesario adelantar la edad de la primovacunación debido a que se comenta que la inmunidad vacunal transmitida por la madre puede ser más corta en el hijo de madre vacunada que en el hijo de madre que ha pasado la enfermedad. Hay que hacer un estudio de contactos con profilaxis de los mismos y tratamiento del caso índice

En el caso de la tos ferina es necesario revacunar al adolescente y al adulto. Si ésta no es la política debemos al menos vacunar a la embarazada en el tercer trimestre con vacunación de los adultos del entorno. A pesar de todo hay que redifinir cuál es la estrategia vacunal idónea.

En la enfermedad neumocócica es necesario aplicar la vacuna conjugada con más serotipos con la posibilidad de que al cabo del tiempo hagan reemplazo por parte de nuevos serotipos.

Si hablamos de la tuberculosis es necesario hacer un diagnóstico precoz de los enfermos con estudio de contactos con las profilaxis de exposición pertinentes y los tratamientos de las infecciones latentes descubiertas en el estudio.

En el caso de las enfermedades producidas por microorganismos productores de enzimas que favorecen las resistencias hay que hacer unas correctas políticas de utilización de los antibióticos para no favorecer su presencia. Hay que ser cuidadosos en los diagnósticos, utilizar antibióticos con el menor espectro posible y conseguir una buena adherencia al tratamiento. En el caso de los portadores sanos de estos microorganismos es preciso extremar las medidas de higiene de manos, en especial antes de la manipulación de alimentos.

En el caso de las enfermedades transmitidas por vectores (mosquitos), será la lucha contra las picaduras con mosquiteras o repelentes de mosquitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!