miércoles, 5 de diciembre de 2012

La higiene dental: imprescindible desde el principio

La higiene dental es una parte importante en la prevención de las enfermedades que afectan a los dientes. Debe comenzarse desde que los dientes erupcionan en la época de la lactancia, adaptando la forma de hacerlo a la edad del niño/-a.
Algunas recomendaciones desde el Servicio de Odontología:

Dieta
  • Se recomienda no comer en exceso dulces, chuches y chocolate entre comidas. Aparte del poco aporte nutricional de algunos de estos alimentos, el azúcar queda depositado en los dientes y facilita la formación de caries.
  • De la misma manera, una buena norma sería no utilizar las chuches como premios.
  • Tomar con moderación bebidas azucaradas, incluidos zumos envasados.
  • Durante la noche, sólo tomar agua.
Higiene
  • Cepillar los dientes cada día después de cada comida.
  • El cepillado más importante es el de la noche. Debe ser lo último antes de acostarse y siempre un adulto debe repasarlo hasta aproximadamente los 8 años de edad.
  • A partir de los 3 años puede utilizarse la seda dental y es recomendable.
  • Cuando erupciona la primera pieza definitiva iniciar enjuagues con flúor después del cepillado de cada noche.
Revisiones
  • A partir de los 3 años, revisiones dentales anuales en los casos en los que no hay caries. Si hay caries, deberían ser dos revisiones al año.
  • A partir de los 5 años, es conveniente realizar dos revisiones al año. Es una buena manera de mantener las caries a raya y comprobar que la erupción de las piezas definitivas se realiza de forma adecuada.
Y como una imagen vale más que mil palabras, os dejamos con un vídeo sobre el cepillado de dientes que recientemente se ha realizado en el Servicio de Odontología. 

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Signos de alarma de los trastornos alimentarios

Hace unos días, os informábamos que el Hospital de Nens había llegado a un acuerdo de colaboración con SETCA para el abordaje conjunto de los chicos y chicas que padecen un trastorno de la conducta alimentaria.
Quizá una vez está establecido el trastorno, es relativamente "fácil" llegar a un diagnóstico, sin embargo hay ciertos signos de alarma que se pueden ir instaurando lentamente y que pueden poner en alerta a las familias de que alguna cosa está ocurriendo.

Os facilitamos una lista de los principales signos de alarma que podemos detectar en el seno de las familias y en la escuela.
En relación con la alimentación
  • Utilización injustificada de dietas restrictivas.
  • Estado de preocupación constante, que puede llegar a la obsesión por todo lo que esté   relacionado con la alimentación.
  • Interés exagerado por recetas de cocina, dietas, tablas de calorías, etc.
  • Preferencia por no comer en compañía.
  • Interés por cocinar para los demás y hábito de encontrar excusas para no comer.
  • Sentimiento de culpabilidad por haber comido.
  • Comportamiento alimentario extraño (comer de pie, desmenuzar la comida en trozos muy pequeños, jugar, esconderlo, etc.).
  • Levantarse de la mesa y encerrarse en el baño después de cada comida.
En relación con el peso
  • Pérdida de peso injustificada o detención del aumento.
  • Miedo y rechazo exagerados con respecto al sobrepeso.
  • Práctica del vómito autoinducido o del ayuno y utilización de laxantes o diuréticos con el objetivo de controlar el peso o perderlo.
En relación con la imagen corporal
  • Percepción errónea de tener un cuerpo graso
  • Intentos de esconder el cuerpo con la utilización de ropa ancha, evitando el bañador, etc.
En relación con el ejercicio físico
  • Hacer ejercicio en exceso y mostrar nerviosismo si no se hace.
  • Utilización del ejercicio para adelgazar.
En relación con el comportamiento
  • Insatisfacción personal constante.
  • Estado depresivo e irritable, con cambios de humor frecuentes.
  • Disminución de las relaciones sociales, con tendencia al aislamiento.
  • Aumento aparente de las horas de estudio.
  • Dificultad de concentración.

    miércoles, 7 de noviembre de 2012

    ¿Cómo escoger de forma adecuada las gafas de los niños?

    Tras una revisión rutinaria o por haber detectado posibles problemas con la visión, es posible que nuestro hij@ deba llevar gafas para corregir los defectos de refracción. 
    A continuación os detallamos una serie de características para poder escoger las gafas más adecuadas para ellos. 

    MONTURA
    • Forma
      • Centrada respecto al ojo 

      •  Puente bajo 

      • Ovalada o redondeada: La parte superior ha de seguir la forma de las cejas sin interferir en la línea de mirada. 

    • Material
      • Silicona: Material indicado para niños/-as menores de 4 años, o para gafas deportivas. Estas gafas se caracterizan por su flexibilidad y su diseño anatómico.
      • Pasta: Material rígido y resistente. 
      • Metálicas: Monturas ligeras, las plaquetas pueden adaptarse mejor a la fisonomía de la cara pero se deforman con más facilidad y necesitan ser ajustadas frecuentemente.
    LENTES
    •  Material
      • Orgánico: Lentes de material plástico que se caracterizan por ser ligeras y resistentes a la rotura, pero se rayan con facilidad y requiern un tratamiento de endurecido.
      • Policarbonato: Utilizado inicialmente para gafas de protección, es más resistente a la rotura que el orgánico convencional pero más frágil ante las rayadas y abrasiones.
          
    • Tratamientos
      • Endurecido: Tratamiento químico superficial que confiere al cristal orgánico más resistencia a rayadas y abrasiones.
      • Antirreflejante: Tratamiento químico superficial que mejora la transparencia de la lente, consiguiendo que la luz se transmita a través de ella en lugar de reflejarse. Mejora el confort visual en el uso de pantallas y luz artificial y también la estética de la gafa. pero atrae más suciedad y la gafa se ha de limpiar con más frecuencia, por esta razón no lo recomendamos para niños menores de 7 años. 

    Y RECORDAD!!!

    • Para conseguir que el niño/a lleve la gafa a gusto, ésta ha de quedar bien ajustada en la cara mientras  se mueve y juega y no le ha de hacer daño ni en la nariz ni tras las orejas.
    • Cuando escojáis la montura dejad que el niño/a se la ponga el mismo, pedirle que se mueva y tened en cuenta su opinión sobre su sensación de comodidad y sus preferencias estéticas.
    • Las gomas y cintas que van por detrás de la cabeza sirven para evitar que la gafa salga disparada en caso de que el niño se cayese.
    • Las monturas desajustadas y los cristales rayados interfieren en un buen rendimiento visual y son fuente de síntomas y posturas visuales inadecuadas
    Material preparado para su difusión por el Servicio de Oftalmología y Optometría.

    sábado, 3 de noviembre de 2012

    Vacunación antigripal en niños, ¿necesaria?

    Hace ya unos días, empezó la campaña para la vacunación contra la gripe de esta temporada. Una de las preguntas que con frecuencia se hacen las familias con niños pequeños, es si hay que vacunar a los niños contra esta enfermedad.



    La Asociación Española de Pediatría mediante su Comité Asesor de Vacunas cada año emite las recomendaciones bajo consenso. En este link podéis tener acceso al documento completo que vamos a tratar de resumir.

    Las recomendaciones se dividen en tres grupos, pero el objetivo común de los tres, es proteger a aquellos niños y adultos que si padecen una gripe, tienen más probabilidades de tener complicaciones. La vacuna se suele recomendar a partir de los 6 meses (aunque la efectividad en menores de 2 años es baja).

    La gripe es frecuente en los niños y a menudo son los primeros contagiados en las casas (los servicios de Urgencias pediátricos se “colapsan” unos días antes que los de los adultos). Por suerte en la gran mayoría de los casos serán cuadros víricos sin complicaciones, pero cada año hay personas que sufren una gripe complicada. Por ello la recomendación de vacunar.

    En relación con nuestros niños y adolescentes, sería aconsejable la vacunación en:

    1.    Niños con enfermedades de base que les aumentan el riesgo de una gripe complicada como por ejemplo:

    •    Enfermedad pulmonar crónica
    •    Enfermedad cardiovascular grave
    •    Enfermedad metabólica crónica
    •    Enfermedad crónica renal
    •    Enfermedad inflamatoria intestinal
    •    Inmunodeficiencia
    •    Enfermedad oncológica
    •    Enfermedad neuromuscular crónica
    •    Etc

    2.   Niños sanos pero que conviven con pacientes con riesgo de complicaciones

    3.   Adultos que conviven con niños con factores de riesgo. Muy especialmente recomendado cuando el pequeño sea menor de 6 meses y por tanto no puede ser vacunado.

    jueves, 27 de septiembre de 2012

    Enfermedades infecciosas emergentes (y II)

    (Continuación de la entrevista al Dr. Martínez Roig)

    ¿Cuáles son los principales síntomas de estas enfermedades? Y su tratamiento?

    Creo que debemos ser muy breves en este punto. El sarampión es un catarro oculonasofaringotraqueobronquial, acompañado de fiebre y erupción de arriba hacia abajo. Su tratamiento es sintomático.

    La tos ferina o tos de los 100 días, presenta apneas en los primeros meses o  tos paroxística afebril sin anomalías en la auscultación, después de un resfriado leve de vías respiratorias con incremento de las manifestaciones si no se trata precozmente. Su tratamiento son antibióticos macrólidos y reconocimiento los casos índice con su correspondiente tratamiento.

    En el caso de los microorganismos productores de las enzimas que condicionan la resistencia, hasta que no se conoce su presencia y la sensibilidad del microorganismo no se puede hacer un tratamiento idóneo.

    En el caso de la tuberculosis multirresistente o de resistencia extensa, se debe hacer un estudio cuidadoso de la sensibilidad para ver qué fármacos de segunda línea se deben emplear. Es recomendable que sea un experto en esta enfermedad quien dirija el tratamiento.

    El caso del dengue es una enfermedad vírica sin tratamiento específico y que cuando pensamos en nuestro entorno suele ser el primer contacto con el virus y es una enfermedad similar a la gripe con una erupción maculopapulosa. Cuando se trata de un segundo contacto con el virus, puede ser una forma grave hemorrágica, que suele ocurrir cuando son personas que vuelven a su país de origen donde ya previamente, habían sufrido un primer contagio.

    En la gripe puede ser que en determinados casos de riesgo para enfermedades respiratorias, cardiovasculares, renales o inmunodepresión y en adultos de más de 65 años, se utilicen tratamientos antivirales como el oseltamivir o zanamivir.

    Imagen de la página enpositivo.com

    En el caso del Chagas puede ser asintomático durante el período neonatal en un 60 a 90 por ciento de los casos, pero en el resto puede presentarse como bajo peso, test de Apgar bajo, fiebre o hipotermia, linfadenopatía, hepatoesplenomegalia, ictericia, hemorragias cutáneas, signos de meningoencefalitis, signos de miocarditis, o distrés respiratorio. Se utilizan el nifurtimox y el beznidazol como tratamientos.

    ¿Cuáles son los mecanismos de contagio?

    El sarampión, tos ferina, tuberculosis, enfermedad neumocócica se transmiten por las gotas aéreas. El dengue se transmite por la picadura de mosquito al igual que el Chagas. En el caso de los microorganismos productores de enzimas que favorecen la resistencia antibiótica suele ser por contacto directo o fomites en el caso del estafilococo resistente a meticilina y en el caso de los otros productores de β-lactamasas plasmídiques de espectro extenso puede ser por contacto con aguas contaminadas, alimentos, mala higiene de manos de los portadores sanos o animales domésticos contaminados.

    ¿Cómo podemos hacer prevención?

    Diferenciaremos las enfermedades que tienen vacunas de las que no. De las que hay vacunas podríamos decir que para el sarampión hay que valorar cuál es la edad idónea de hacer la primovacunación y revacunar según el momento de la primera dosis. Es posible que sea necesario adelantar la edad de la primovacunación debido a que se comenta que la inmunidad vacunal transmitida por la madre puede ser más corta en el hijo de madre vacunada que en el hijo de madre que ha pasado la enfermedad. Hay que hacer un estudio de contactos con profilaxis de los mismos y tratamiento del caso índice

    En el caso de la tos ferina es necesario revacunar al adolescente y al adulto. Si ésta no es la política debemos al menos vacunar a la embarazada en el tercer trimestre con vacunación de los adultos del entorno. A pesar de todo hay que redifinir cuál es la estrategia vacunal idónea.

    En la enfermedad neumocócica es necesario aplicar la vacuna conjugada con más serotipos con la posibilidad de que al cabo del tiempo hagan reemplazo por parte de nuevos serotipos.

    Si hablamos de la tuberculosis es necesario hacer un diagnóstico precoz de los enfermos con estudio de contactos con las profilaxis de exposición pertinentes y los tratamientos de las infecciones latentes descubiertas en el estudio.

    En el caso de las enfermedades producidas por microorganismos productores de enzimas que favorecen las resistencias hay que hacer unas correctas políticas de utilización de los antibióticos para no favorecer su presencia. Hay que ser cuidadosos en los diagnósticos, utilizar antibióticos con el menor espectro posible y conseguir una buena adherencia al tratamiento. En el caso de los portadores sanos de estos microorganismos es preciso extremar las medidas de higiene de manos, en especial antes de la manipulación de alimentos.

    En el caso de las enfermedades transmitidas por vectores (mosquitos), será la lucha contra las picaduras con mosquiteras o repelentes de mosquitos.

    miércoles, 26 de septiembre de 2012

    Enfermedades infecciosas emergentes (I)

    Hace unas semanas, os informábamos de la incorporación a la Fundació del Dr. Antonio Martínez Roig. En esta entrevista, el Dr. Martínez Roig, especialista en Enfermedades Infecciosas nos habla de las enfermedades infecciosas emergentes, un serio problema de salud pública que afecta a nuestra población infantil.


    Imagen de la página web enpositivo.com

    ¿Qué son las enfermedades infecciosas emergentes?

    En 1992, el Institut of Medicine de Estados Unidos definió el concepto de enfermedades emergentes como aquellas infecciones nuevas, reemergentes o con resistencia a los medicamentos, la incidencia de las cuales ha aumentado en los seres humanos en las dos últimas décadas o que es probable que aumenten en un futuro.
    La enfermedad infecciosa emergente aparece cuando se dan una o varias de las siguientes circunstancias: a) evolución dentro de una población bacteriana de una nueva cepa que supera las defensas naturales, b) expansión de su área para migraciones humanas o del vector; c) implantación de un agente en una especie nueva; d) circunstancias sociales; e) abuso de antibióticos, f) globalización con posibilidad de viajes rápidos de vectores fuera del lugar habitual; g) prácticas hiperhigiénicas en países de alta renta; h) transfusiones e injertos de tejidos.
    Pero hay que pensar también en las enfermedades infecciosas reemergentes, que son las que ya existían previamente, que estaban bajo control o con un tratamiento eficaz y que en un momento dado tienen un aumento constante de la frecuencia y la mortalidad.

    ¿Cuáles son principales enfermedades infecciosas emergentes en nuestro entorno?

    En nuestro entorno hay un grupo de enfermedades que deben considerarse como emergentes o reemergentes. Sea por que numéricamente han aumentado o que simplemente el pediatra las debe incluir en sus diagnósticos diferenciales cuando antes no era así. Son el sarampión, la tos ferina, la tuberculosis, el dengue, la enfermedad de Chagas, la enfermedad neumocócica, las infecciones comunitarias producidas por microorganismos productores de β-lactamasas plasmídiques de espectro extenso o las nosocomials productoras de carbepenemases, las variaciones de la gripe y las infecciones por estafilococo resistente a la meticilina.

    ¿Cuál o cuáles son los motivos de este incremento de casos?

    Son variados y podríamos decir diferentes en casi cada una de las enfermedades. En el sarampión por ejemplo puede haber diferentes causas como son el incremento de población que no sigue adecuadamente los calendarios vacunales, el hecho de que exista una generación de vacunados incrementa la posibilidad de infección en la siguientes al durar menos la protección vacunal que la de la enfermedad salvaje sin que se hayan producido cambios significativos en el momento de vacunación de estos nuevas generaciones y los movimientos humanos provenientes de países con menor tasa de vacunados, entre otros.

    En la tos ferina también se podría decir que hay diferentes motivos como son el desplazamiento de la enfermedad hacia la edad adulta y no revacunar convenientemente a los adolescentes y adultos. Este hecho hace que el lactante menor de 6 meses, susceptible por no tener aún la vacunación completa ,se pueda contagiar. También se habla de la menor protección de la vacunas acelulares, que se utilizan actualmente, frente a las enteras que se utilizaban hace décadas. A la vez, el microorganismo se defiende con modificaciones genéticas con influencia sobre las toxinas y con menor efectividad de las vacunas existentes.

    La tuberculosis ha aumentado en determinados grupos sociales por las condiciones sociosanitarias deficitarias en que viven con reactivación de la infección latente, dando lugar a la enfermedad con el riesgo de diseminar por el hacinamiento social con que viven. La tuberculosis es una enfermedad que durante un tiempo permite hacer la vida habitual con el riesgo de diseminar el bacilo que ello conlleva. Uno de los hechos preocupantes es la aparición cada vez más de bacilos con resistencia extensa.

    La presión selectiva que han hecho los antibióticos entre la especie humana y algunas animales, la cadena alimentaria, las infecciones nosocomiales y los viajes internacionales han permitido que determinados microorganismos que sólo actuaban en los hospitales se detecten a las infecciones comunitarias como son los productores de β-lactamasas plasmídiques de espectro extenso. La existencia de portadores fecales sanos permite la transmisión interpersonal y la diseminaciónr al entorno. Los tratamientos antibióticos han tenido un papel favorecedor de la misma manera que en la aparición de las cefamicinasas y carbapenemasas.

    En cuanto a la enfermedad neumocócica hay que decir que es un microorganismo con variaciones epidemiológicas cíclicas. Tanto en cuanto a los serotipos causantes como a la variación clonal. La introducción de la vacuna conjugada ha contribuido a un cierto reemplazo de serotipos. La política de prescripción indiscriminada de antibióticos en las infecciones respiratorias ha contribuido a las multiresistencias existentes.

    En cuanto a dengue y enfermedad de Chagas son de esas enfermedades , que el pediatra debe tener en cuenta cuando visita personas llegadas de países donde son prevalentes y a la sintomatología de las cuales nosotros no estamos acostumbrados.

    El estafilococo resistente a meticilina es un viejo conocido ya que fue descrito el 1961. A pesar de ello, su presencia en todo el mundo es diferente. Hay que diferenciar el nosocomial, existente entre nosotros desde hace tiempo y el comunitario de baja presencia todavía, pero que también hay que tener presente en infecciones cutáneas y óseas.

    (Continuará)

    lunes, 17 de septiembre de 2012

    Ya somos PediaTIC



    El próximo día 20 de octubre tendrá lugar en Lleida el I Encuentro PediaTIC, un lugar donde convergerán profesionales y familias interesados en la infancia y en las nuevas tecnologías.
    Desde la Fundació Hospital de Nens participamos en la jornada colaborando en las tareas organizativas y también aportando nuestra experiencia en redes sociales y TICs. Dos de nuestros pediatras están directamente implicados en PediaTIC. Por un lado la Dra. Amalia Arce, que forma parte de la organización y moderará una de las mesas redondas, y por otro el Dr. Ferran Cachadiña, que será el encargado de la presentación “De la gota de leche a la salud 2.0” en la mesa  de Salud Infantil, intentando desvelar el interés que puede tener para un hospital y sus pacientes la presencia de éste en la red.
    En dicha presentación se hará un recorrido histórico por los más de 125 años del Hospital de Nens, desde sus inicios como hospital dedicado a atender a los más necesitados, hasta el momento actual y la implicación en diferentes proyectos que tienen como objetivo mejorar la relación médico-paciente, aportar información de salud interesante así como favorecer el autocuidado y el “empoderamiento” de los padres en el cuidado de sus criaturas. 
    El programa de PediaTIC  se articula en base a 3 mesas redondas, una dedicada a la salud infantil -En la salud y en la enfermedad- que modera Ramon Capdevila; una segunda mesa dedicada al mundo educativo –Educando el futuro- que moderará Jesús Martínez y una tercera mesa redonda dedicada a las familias y a la crianza – La tribu: padres, pediatras y sociedad juntos en la crianza- que modera Amalia Arce. Además contaremos con Dolors Reig en la conferencia inaugural y de 4 talleres donde se podrán adquirir nuevas competencias digitales.
    Aunque ya hace varios meses que estamos implicados, hoy podemos decir con ilusión, que el Hospital de Nens ya es PediaTIC. Y tú, ¿a qué esperas?

    martes, 26 de junio de 2012

    Picaduras de insecto (y II): Prevención y tratamiento

    Imagen del Children's Hospital de Colorado

    ¿Cómo prevenir las picaduras en los niños?

    En lugares cerrados se pueden emplear difusores eléctricos que liberan sustancias activas (piretrinas o derivados). No hay que confundirlos con los aparatos que producen ultrasonidos, los cuales no han demostrado ninguna eficacia como repelentes de insectos. Existe también el sistema de combustión de sustancias, por lo general espirales de resinas con piretrinas. Hay que tener mucho cuidado de mantenerlas en un lugar no accesible para los pequeños.
    Las piretrinas también se usan en forma de pulverizadores que pueden aplicarse sobre la ropa o los tejidos de la casa, pero nunca sobre la piel.
    Si queremos evitar las picaduras en el exterior, es preferible proteger la mayor superficie posible de la piel del niño con ropa. Las lociones, aerosoles o cremas que pueden aplicarse sobre la piel, y cuya eficacia está demostrada, tienen en su composición sustancias como la dietiltoluamida DEET u otras amidas, éteres o alcoholes. Hay que evitar su administración en heridas, cerca de las mucosas u orificios faciales, y en las manos de los niños por que pueden llevárselas a la boca. En ningún caso dejaremos que los niños se apliquen los repelentes ellos solos.
    Es importante leer el prospecto de los productos, pues allí nos indicará si es apto para niños o bebés, según su principio activo o su concentración. En general, los repelentes químicos no están permitidos en menores de dos meses. En estos casos las lociones elaboradas a base de sustancias más naturales como la citronella o el eucalipto, pueden ser una alternativa válida, aunque su eficacia sea más dudosa. Consulte, en cualquier caso, siempre a su médico o farmacéutico, y huya de los consejos de los profanos, pues que un producto esté hecho a base de plantas no lo exime de riesgos.
    En los últimos años se han puesto de moda los parches y las pulseras antimosquitos. Su eficacia no está demostrada (no parece que su alcance sea mayor de unos pocos centímetros), y además tampoco se conocen bien los riesgos.
    En caso de viaje a ciertas zonas exóticas (África, Asia, Sudamérica..) puede ser necesario realizar alguna prevención especial para las enfermedades transmisibles de la zona (malaria, enfermedad del sueño…). Consulte a su agencia de viajes o a su centro de salud.

    ¿Cómo tratar las picaduras en los niños?

    Se recomienda en todos los casos mantener una correcta higiene de la piel y de las uñas para evitar la sobreinfección.
    Si los síntomas son leves y el niño no se rasca, no suele ser preciso hacer ningún tratamiento.
    En caso de picor puede administrarse una loción antipruriginosa (calamina, mentol o alcanfor) renovándola a menudo para evitar el rascado. Conviene evitar las prescripciones farmacéuticas con antihistamínicos tópicos por el conocido riesgo de desarrollar alergias.
    Si el picor es muy intenso, las lesiones presentan mucha inflamación, o han aparecido ampollas y /o costras debe ser un médico o un farmacéutico el que valore la necesidad de prescribir tratamiento. Los antihistamínicos orales son muy eficaces contra el picor. Las lesiones se tratarán con corticoides tópicos, asociados o no a antibióticos si se sospecha infección.

    Casos especiales

    Cuando hay aguijón o una garrapata adherida: Es preferible de que un médico se asegure de que la extracción es completa. Después habrá que desinfectar la zona y aplicar corticoide si se ha producido mucha inflamación.
    Cuando hay mucha costra: Aplicar antibiótico sobre la picadura evita la infección. Hay que asegurarse de que la vacunación antitetánica es correcta.
    En caso de alergia conocida a avispas u abejas: su médico le informará de la medicación que debe llevar consigo (kit de emergencia con adrenalina) para, en caso de picadura, administrar de manera preventiva para evitar el riesgo de “shock anafiláctico”.

    Conclusiones

    Los niños son especialmente vulnerables a las picaduras. Las alergias a las picaduras pueden desencadenar cuadros de extrema gravedad.
    Las picaduras pueden transmitir enfermedades.
    Hay que tener en cuenta la edad del niño a la hora de elegir un repelente.
    No administre al niño medicamentos para las picaduras sin consultar al pediatra.
    En casos de picaduras persistentes o síntomas extraños conviene consultar siempre al médico.

    Segunda (y última parte) del artículo. Redactado por la Dra. M. Isabel Martínez de Pablo del Servicio de Dermatología.

    lunes, 25 de junio de 2012

    Picaduras de insecto (I)

    Seguro que a todos vosotros os ha picado alguna vez algún insecto. Es un acontecimiento molesto, pero, por lo general, banal, y que en ocasiones puede ser difícil de prevenir, sobre todo en las épocas más calurosas del año.
    Los más pequeños son especialmente susceptibles, en primer lugar porque en verano acostumbran a llevar gran parte de su superficie corporal al descubierto; en segundo lugar porque presentan unas características inmunológicas especiales, que hacen que la picadura se pueda manifestar con mayor intensidad que en los adultos, e incluso transmitir enfermedades o desencadenar cuadros graves. En casos concretos de pacientes muy sensibles o alérgicos, una picadura puede tener un riesgo vital (el shock alérgico o anafiláctico).
    Los más pequeños, además, tienen la peculiaridad de no resistirse al rascado, con el consiguiente riesgo de infección de la picadura y alteración de la cicatrización normal.

    Imagen de rubiodistribuciones.es

    Tipos de artrópodos

    Los agentes que habitualmente pueden causar picaduras son de la familia de los insectos (moscas y mosquitos, tábanos, abejas, avispas, hormigas, pulgas y chinches) o de la familia de los arácnidos (arañas y garrapatas).

    Síntomas

    La mayoría de las veces no se es consciente de la picadura inicial, sino que lo que se aprecia es la reacción que produce al cabo de unos minutos u horas. Sin embargo en caso de avispas, abejas y algunas arañas no suele pasar desapercibido.
    La lesión inicial suele ser una pápula roja (granito), con mayor o menor inflamación, en el centro de la cual se puede observar un punto central, con costra o vesícula (ampolla pequeña). El picor es un síntoma muy habitual. Si la ampolla es muy grande, o la lesión se manipula, enseguida aparece una úlcera y una costra, y éstas serán las que determinen el grado de cicatriz residual.
    En casos de que el paciente sea alérgico a la picadura, los fenómenos inflamatorios serán mayores, e incluso se puede llegar a presentar dificultad respiratoria, dolor abdominal, confusión y desvanecimiento por fallo cardíaco e incluso muerte.

    Características especiales de algunas picaduras

    Pulgas y chinches: se suelen adquirir en zonas rurales y sobre todo si hay animales de granja, las primeras, o en casas antiguas, los segundos. Se reproducen en todas las épocas del año. Suelen picar varias veces en una misma zona (“desayuno, merienda y cena”), por lo que no es raro encontrar varios granitos agrupados. Eligen zonas calientes y cubiertas (cintura, zona de la ropa interior).
    Mosquitos: prevalecen en épocas cálidas y zonas húmedas. Se suelen encontrar picaduras dispersas en las áreas del cuerpo no protegidas por la ropa.
    Arañas: las venenosas son raras en nuestro país. Su mordedura produce una costra por necrosis de la piel.
    Garrapatas: en zonas rurales en las cuales hay animales. La picadura puede ser indistinguible de otras, pero suele ser habitual encontrar el artrópodo adherido a la piel.

    Enfermedades transmisibles

    Tanto los mosquitos como las garrapatas son agentes transmisores de enfermedades potencialmente graves en nuestro medio. Ante cualquier picadura que no cura en pocas semanas,  ante la aparición de manchas alrededor de la picadura o si el niño presenta síntomas generales (mareos, fiebre, dolores reumáticos o de cabeza), consultar al pediatra, informándole del antecedente de la picadura, pues es importante que descarte infecciones parasitarias o bacterianas transmitidas a través de la picadura.

    Primera parte del artículo, redactado por la Dra. M. Isabel Martínez de Pablo, del Servicio de Dermatología.

    viernes, 22 de junio de 2012

    Picaduras de medusa, ¿qué podemos hacer?



    Algunas medusas, corales y anémonas poseen en su superficie una sustancia “venenosa” o irritante (neurotoxina), que al contacto con la piel puede provocar erupciones y lesiones de gravedad variable. En nuestro país las medusas llegan a la costa sobretodo tras la época de reproducción.

    ¿Qué síntomas puede producir?
    El primer síntoma suele ser una sensación ardiente o eléctrica en la zona de contacto. Posteriormente darán su aparición las lesiones,  en general dibujando el área de contacto. Se pueden presentar en forma de “ronchas”, ampollas, e incluso úlceras, que por lo general pican mucho o son bastante dolorosas. En caso de afectación de una importante superficie cutánea, y sobre todo en algunos individuos predispuestos, se puede llegar a un cuadro por toxicidad generalizada, con dificultad para respirar, vómitos, calambres musculares e incluso shock.

    ¿Qué podemos hacer?
    En primer lugar hay que comprobar que no quedan residuos de los tentáculos adheridos o incrustados en la piel del niño. Si esto es así, NO SE DEBE LAVAR LA ZONA CON AGUA DULCE, AGUA CALIENTE O HIELO.  Debemos evitar también frotar la zona o que el niño se rasque. Todo esto puede perpetuar la liberación del “veneno” y empeorar el cuadro. Si no puede valorar el caso inmediatamente ninguna persona cualificada, se limpiará la zona con vinagre o con agua de mar y se cubrirá hasta recibir atención médica. Los residuos se eliminarán cuidadosamente con pinzas o agujas, en condiciones higiénicas idóneas.
    Cuando está claro que no hay residuos, en general bastará con curas antisépticas (alcohol, povidona, clorhexidina…). Para frenar la inflamación se administrarán corticoides tópicos, a los que se puede añadir antihistamínico oral (en caso de picor), o bien paracetamol o antiinflamatorios orales (en caso de dolor). El médico puede recomendarle realizar curas con antibiótico en pomadas si ve riesgo de infección.
    Los casos con sintomatología general deberán ser siempre atendidos de forma hospitalaria, e incluso puede que se le recomiende llevar un “kit de emergencia”, como en el caso de las alergias a picaduras de insectos.

    ¿Y cómo podemos evitarlo?
    Si es posible, hay que evitar los baños en zonas con abundancia de medusas. Sólo los tejidos gruesos parecen proteger del contacto (Neopreno, Lycra gruesa,…). Evite que los niños toquen animales o restos marinos; aunque parezcan muertos pueden liberar el veneno.

    Entrada escrita por la Dra. M. Isabel Martínez de Pablo, del Servicio de Dermatología.  



    jueves, 31 de mayo de 2012

    Si tú fumas, él fuma



    El 31 de mayo de cada año la OMS celebra el Día Mundial sin Tabaco, cuyo objetivo consiste en señalar los riesgos que supone el consumo de tabaco para la salud y fomentar políticas eficaces de reducción de dicho consumo. El consumo de tabaco es la segunda causa mundial de muerte, tras la hipertensión, y es responsable de la muerte de uno de cada diez adultos.
    La Asamblea Mundial de la Salud instituyó el Día Mundial sin Tabaco en 1987 para llamar la atención hacia la epidemia de tabaquismo y sus efectos letales. El consumo de tabaco es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria.
    El consumo de tabaco es uno de los principales factores de riesgo de varias enfermedades crónicas, como el cáncer y las enfermedades pulmonares y cardiovasculares. A pesar de ello, su consumo está muy extendido en todo el mundo. Varios países disponen de leyes que restringen la publicidad del tabaco, regulan quién puede comprar y consumir productos del tabaco, y dónde se puede fumar.
    En el humo de tabaco hay unos 4000 productos químicos conocidos, de los cuales se sabe que, como mínimo, 250 son nocivos, y más de 50 cancerígenos para el ser humano. El humo de tabaco en espacios cerrados es inhalado por todos; por lo tanto, tanto fumadores como no fumadores quedan expuestos a sus efectos nocivos.

    Unos 700 millones de niños, o sea, casi la mitad de los niños del mundo, respiran aire contaminado por humo de tabaco. Más de un 40% de los niños tienen al menos un progenitor fumador. En 2004 los niños fueron víctimas del 28% de las 600 000 muertes prematuras atribuibles al humo ajeno.

    Los efectos del tabaco durante el embarazo (tanto activo como pasivo, de la madre, padre o cualquier conviviente) son prematuridad, muerte súbita del recién nacido, retraso de crecimiento intrauterino y bajo peso al nacer. En el lactante, edad preescolar y niños mayores predispone a una mayor incidencia de cuadros de asma, infecciones respiratorias y deterioro de la función pulmonar, como constatamos a diario en nuestras consultas de Neumología.

    Ni la ventilación ni la filtración, ni siquiera ambas combinadas, pueden reducir la exposición al humo de tabaco en espacios interiores a niveles que se consideren aceptables. Los entornos totalmente exentos de humo de tabaco ofrecen la única protección eficaz.

    En muchos países de diferentes partes del mundo ya se han introducido leyes para proteger a las personas de la exposición al humo del tabaco en los lugares públicos. En España existe la ley 42/2010 aprobada el 21 de diciembre de 2010 que modifica la ley 28/2005 para garantizar una buena salud de nuestros pacientes pediátricos. Esta ley prohíbe fumar en cafeterías, restaurantes, centros sanitarios, colegios e incluso en los recintos al aire libre del entorno de estos centros, como patios, campos escolares, parques infantiles y áreas de juego dedicadas a la infancia.

    Actualmente existen múltiples tratamientos para dejar de fumar, aunque uno de los métodos más efectivos es la combinación de información médica con el consiguiente mantenimiento, terapia nicotínica y apoyo psicológico. Desde nuestra institución además alentamos a las familias especialmente a los “hogares libres de humo”.

    Artículo del Servicio de Neumología de la Fundació Hospital de Nens. Fuentes: Organización Mundial de la Salud, Asociación Española de Pediatría, Sociedad Española de Neumología Pediátrica.

    martes, 8 de mayo de 2012

    Masaje infantil: el arte de dar amor



    En este link encontrarás los objetivos y beneficios que el masaje tiene en el bebé.

    viernes, 4 de mayo de 2012

    Higiene de manos: Imprescindible



    La seguridad del paciente es una de las líneas de trabajo que más relevancia ha adquirido en los últimos años dentro de la sanidad. Uno de los aspectos con mayor repercusión sobre el paciente es la correcta higiene de manos de los profesionales sanitarios.
    La infección nosocomial (infección adquirida dentro del hospital) afecta entre un 5 y un 10% de todos los pacientes ingresados
    ​​y entre un 15 y un 40% de los ingresados ​​en las unidades de cuidados intensivos. Este hecho implica un incremento importante del riesgo de sufrir complicaciones severas que en ocasiones pueden poner en peligro la vida del enfermo. Asimismo, los costes derivados de estas complicaciones pueden suponer hasta 2000 € por paciente con una prolongación de la estancia hospitalaria de entre 7 y 10 días.
    Numerosos estudios han demostrado que las manos de los profesionales sanitarios son la principal vía de transmisión. Por tanto, la higiene de manos es la principal, más sencilla y eficaz medida para prevenir la infección nosocomial.
    Actualmente, los niveles de adherencia a la práctica de higiene de manos entre profesionales es inferior al 40%. Desde hace algunos años, en nuestro medio, existe la Alianza para la Seguridad del Paciente dentro del cual, la promoción de la higiene de manos es uno de los proyectos estrella. El proyecto, pretende dar un nuevo impulso a la promoción de la higiene de manos en los centros mediante la concienciación de los profesionales. Los recordatorios en el lugar de trabajo son una herramienta clave para promover y recordar a los profesionales la importancia de la higiene de manos y las indicaciones para llevarla a cabo. En el marco de este proyecto y bajo el apadrinamiento de la OMS la Alianza para la Seguridad del Paciente, promueve la celebración del Día Mundial de la Higiene de manos que tiene lugar el 5 de mayo de cada año. Desde el año 2011, la Fundación Hospital de Niños de Barcelona se adhiere a esta iniciativa.

    Dr. Ferran Cachadiña, Dirección de Planificación, Organización y Calidad.

    miércoles, 25 de abril de 2012

    La Fundació Hospital de Nens con el Día Mundial del Paludismo





    El Paludismo, conocido también con el nombre de Malaria, es una enfermedad causada por el parásito del género Plasmodium, que se contagia por la picadura del mosquito Anopheles hembra.
    Los síntomas más frecuentes son fiebre, dolor muscular, cefalea, diarrea, tos y postración.

    En el año 2010 unos 3.300 millones de personas, aproximadamente la mitad de la población mundial, estuvo expuesta al Paludismo, especialmente personas que viven en los países más pobres. De éstas, 218 millones se vieron afectadas por la enfermedad, y 655.000 murieron, siendo la mayoría de ellos (90%) ninos menores de 5 años.

    El Día Mundial del Paludismo, instituido por la 60 Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 2007, supone el reconocimiento de los esfuerzos de todos para controlar eficazmente la enfermedad.
    La OMS, mediante el Programa Mundial contra el Paludismo, apoya los programes nacionales de lucha contra el Paludismo de los diferentes países, con asistencia técnica en el diagnostico y tratamiento, medidas de prevención y control de los vectores, vigilància epidemiològica e investigación.

    El Dr. Álvaro Díaz, responsable de la Consulta de Patología Tropica, Niño viajero y Niño Adoptado, nos recuerda habitualment la importància de la prevención del Paludismo cuando viajamos a áreas endémicas y de los esfuerzos que se realizan en el control de la enfermedad, y en la investigación de Nuevos tratamientos y vacunas.

    Dr. Ramon Clapés, pediatra y médico adjunto de Hospitalización


    martes, 17 de abril de 2012

    Links, apps y pediatras


    Hace un mes aproximadamente, acudimos al evento #appsonhealth que se celebró en Barcelona, organizado por nuestros amigos de Sant Joan de Déu.
    La excusa era perfecta para empezar a profundizar en las líneas en las que estamos trabajando desde hace unos meses, en lo referente a la comunicación y a la relación médico-paciente, incorporando en ambos aspectos las aportaciones que las nuevas tecnologías nos pueden aportar.
    Porque a nadie se le escapa que las tecnologías nos han cambiado la vida. También socialmente: no hay más que observar cómo muchos de nosotros miramos compulsivamente nuestros móviles.
    El acceso a internet posibilita que las personas busquen sobre salud y sobre enfermedad en la red. Los profesionales hemos podido avanzar también en este sentido, con las búsquedas bibliográficas, con la comunicación con otros profesionales, etc.
    Un paso más allá lo constituyen las aplicaciones de los smartphones y sus posibilidades en el ámbito de la salud. De la misma manera tanto profesionales como pacientes se benefician de estas nuevas posibilidades.
    Si miramos qué está pasando en Estados Unidos, vemos que el 84% de los médicos tienen smartphones. El 38% tienen tabletas (en su gran mayoría de la marca “de la manzana”), y un 59% utilizan estas herramientas profesionalmente. En nuestro entorno las cifras son diferentes, pero la revolución está llegando! Y es que nadie es inmune a algunas aplicaciones que permiten optimizar la exploración radiológica o hacer cosas tan sorprendentes como medir la frecuencia cardíaca a partir de la cámara de la tableta. Si bien, algunas de estas herramientas son llamativas pero en realidad no cambian demasiado el quehacer cotidiano de médicos y pacientes, ciertamente existen algunas otras que mejorarán la calidad de vida y los controles de determinados pacientes, en especial los pacientes crónicos.
    Los pediatras, afortunadamente, vemos pocos pacientes con enfermedades crónicas en números absolutos, y comparado con lo que ocurre con la población adulta. Sin embargo, el hecho de que nuestros pacientes –y sus padres- sean jóvenes, nos ofrece muchas oportunidades para enseñar y aprender.
    Los tipos de aplicaciones para móviles en salud son básicamente de 3 tipos:
    1.   Bienestar y prevención, lo que se conoce como “wellness”. Abundantes, algunas con importante éxito.
    2.   Soporte para profesionales. Sustituyendo a las numerosas libretas y libritos que los médicos solemos llevar en los bolsillos de nuestras batas.
    3.   Manejo de enfermedades y autocuidado. Desarrolladas especialmente para las enfermedades crónicas, como por ejemplo la diabetes.
    Así que el futuro comienza hoy y es posible que en un tiempo no muy lejano prescribiremos no sólo links sino también apps.
    Dra. Amalia Arce, Coordinadora de Urgencias del Hospital de Nens

    lunes, 2 de abril de 2012

    Primavera es sinónimo de alergia



    Las enfermedades alérgicas se han duplicado en los últimos 15 años, llegando a afectar al 25% de la población. Se estima que entre el 15 y el 20% de la población española tiene alergia al polen, y entre los adolescentes, la cifra llega al 40%. Hay que recordar que en Cataluña, un millón y medio de personas padecen alguna patología alérgica. El 60% son enfermedades alérgicas respiratorias, la más frecuente de las cuales es, en un 40-50% de los casos debida a los ácaros del polvo doméstico, seguidas de los pólenes (parietaria, plátano y gramíneas con un 40%).
    En los niños, la primera causa de alergia respiratoria está relacionada con los ácaros del polvo doméstico, que presentan sintomatología durante todo el año y que puede agudizarse durante la primavera, en los días de mayor humedad.
    El índice de acumulación de pólenes suele estar marcado por la pluviosidad de los meses de otoño e invierno y este año ha sido bastante escasa. Por eso los niveles de concentración de pólenes, serán entre leves y moderados, pero los síntomas pueden verse agravados por la contaminación. Para su polinización, la gramínea requiere otoños muy lluviosos y climatología anticiclónica en el mes de mayo, por eso las concentraciones de este alergeno serán significativamente menores.
    La mala calidad del aire en las ciudades ha incrementado de forma alarmante en los últimos años los casos de alergia respiratora. La mezcla de pólenes de plantas y partículas de contaminación es perjudicial. El polen de ciudad es mucho más agresivo, ya que la contaminación produce cambios en la estructura de las partículas y éstas tienen mayor capacidad de provocar sensibilización en el paciente, el paso previo a sufrir una alergia.
    La Red Aerobiológica de Cataluña, del Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals (ICTA-UAB) nos informa que en Barcelona, en el inicio del mes de abril habrá unos niveles altos de los siguientes pólenes: Plátano (nivel 4), Parietaria (nivel 3), Ciprés (nivel 2), Chopo (nivel 2) y Pino (nivel 2).
    El polen más destacado en el área Mediterránea es la parietaria, que además de muy alergénico tiene una prolongada polinización, durante los meses de marzo a octubre.
    En los meses de mayo y junio polinizarán dos importantes pólenes: gramíneas y olivo. Finalmente, en verano, corresponde la alergia a pólenes de quenopodiáceas.

    Entrada escrita por el Dr. Alfons Malet i Casajuana, Coordinador del Servei d'Al.lèrgia

    jueves, 8 de marzo de 2012

    Preguntas al especialista: el dermatólogo responde sobre molluscum contagiosum



    Mi hijo de 2 años y 3 meses tiene moluscos desde hace un año y medio. No ha tenido muchos, por suerte, y sólo en la barriga y alrededor de una axila. Durante el último mes le hemos sacado unos 7 cada semana, el médico se los quita con bisturí. Ahora parece que ya le hemos sacado todos. La pregunta es: cuándo y cómo sabremos que ya no tendrá ninguna? cuando podemos volver a ir a la piscina? hay alguna precaución que podamos tomar pq no le vuelvan a salir o no vuelva a coger?

    No sabremos que ya no tendrá más hasta que pase un tiempo sin ellos, este tiempo es variable. Se recomienda no ir a la piscina hasta que esté al menos 10-15 días sin ellos, y parar de nuevo si vuelven a salir. Respecto a la prevención no hay método de de prevención demostrado, conviene mantener la piel bien hidratada.

    Nuestra hija de 7 años el año pasado hacia natación y le salieron varios moluscos, cuando ibamos al dermatólogo no nos confirmaba que fuera culpa de la piscina, este año no la hemos matriculado y ya no tiene. Cada vez que le extraian uno era un suplicio para ella. Por qué salen? Creo que es un problema no poder hacer natación por culpa de estos “granitos”, si realmente ése es el motivo.

    Los molluscums contagiosums salen generalmente en los niños por estar en contacto más o menos directo con otros niños que lo tengan. Es vírico y muy contagioso y por eso se recomienda que si el niño tiene molluscums no acuda durante unos días a piscina. De todos modos hay niños que nunca van a piscina y también los tienen, ya sea por algún hermano/a, vestuarios, gimnasios……

    ¿Qué alternativas al tratamiento habitual (extirpación) hay? ¿Funcionan igual de bien?

    Hay posibilidades de tratarlos con crioterapia (frío) o terapias químicas como los líquidos antiverrugas, que quizá es menos traumático pero con más riesgo de irritación y cicatriz.

    ¿Por qué su aparición es tan repetitiva en algunos niños?

    Depende de varios, piel seca, rascado, sistema inmunitario….

    ¿Es verdad que pueden desaparecer solos? ¿Tienen una duración predeterminada?

    Siempre curan sólos, pero su duración es variable, pueden durar de meses hasta años.

    Para saber un poco más: http://www.aepap.org/familia/molusco.htm