lunes, 29 de agosto de 2011

Consejos para la prevención de las intoxicaciones


-        Procure tener el menor número de medicamentos en casa
-        Mantenga los medicamentos y productos de limpieza fuera del alcance de los niños
-        Utilice cierres de seguridad en cajones, armarios y botiquines
-        Asegúrese de administrar siempre la dosis exacta del medicamento; es aconsejable que sea siempre la misma persona la que administra la medicación al niño
-        Si es posible utilice los fármacos que tienen tapón de seguridad
-        Nunca deje el recipiente del medicamento (pastillas o jarabe) abierto, sobre todo si tiene que ausentarse, aunque sea momentáneamente
-         Evite tomar medicación delante de los niños
-        Nunca se refiera a los medicamentos como caramelos o dulces
-        Si tiene visita de los abuelos u otras personas que toman medicación habitualmente, vigilar que no las dejen en lugares accesibles para los niños
-        Tenga un cuidado especial en los productos de bricolaje (pinturas, disolventes, etc)
-         Mantenga las ventanas abiertas si está utilizando productos químicos
-         Debe conocer el nombre de las plantas que posee, sobre todo las potencialmente tóxicas y colocarlas fuera del alcance de los niños pequeños

PD: Consejos extraídos del Manual de Intoxicaciones de la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría (SEUP)

jueves, 25 de agosto de 2011

Intoxicaciones en la edad infantil


Las intoxicaciones son un motivo de consulta frecuente en los Servicios de Urgencias de Pediatría. Afortunadamente la cifra se ha estabilizado con los años, posiblemente por mayor presencia de tapones de seguridad en los medicamentos y por mejor educación familiar en aspectos preventivos.
Las últimas cifras refieren que estas consultas son un 0,3% de las visitas. Por suerte, en la mayoría de los casos son por contacto con sustancias no tóxicas o poco tóxicas, que requieren poca o ninguna actuación médica. No obstante hay sustancias potencialmente muy tóxicas y capaces de originar una importante afectación o incluso la muerte.

Podemos diferenciar dos grupos de pacientes que consultan por este motivo:
-        Los niños menores de 5 años: Son el grupo más numeroso, las intoxicaciones suelen ser accidentales. Habitualmente se producen en el hogar, la consulta en Urgencias es casi inmediata y el tóxico con el que se ha producido el contacto es conocido. La mayoría tienen un pronóstico favorable.
-         Los adolescentes: En este caso las intoxicaciones son intencionales en su mayoría (con fin recreacional y en algunos casos, suicida). Muchas veces se producen fuera del hogar y cuando se produce la consulta médica han pasado varias horas. Generan síntomas con mucha frecuencia, el tóxico no siempre es conocido y el manejo suele ser bastante más complejo.

Tradicionalmente los productos del hogar eran los tóxicos más implicados en las intoxicaciones infantiles. En los últimos años los fármacos son los productos más relacionados con las intoxicaciones. El primer puesto se lo llevan los antipiréticos comúnmente utilizados y especialmente el paracetamol. Siguiendo con la lista estarían los productos del hogar y en tercer lugar el alcohol (que es el primer tóxico implicado en las intoxicaciones de los adolescentes).

Ante la ingesta de un producto potencialmente tóxico, lo más conveniente es ponerse en contacto telefónico con su centro de salud, hospital más cercano o con el Instituto Nacional de Toxicología (teléfono 24 horas  915620420). Si se busca "intoxicaciones" en google, la primera entrada justamente nos dirige a este teléfono. Así sabremos realmente si estamos ante un producto tóxico, y podremos efectuar algunas maniobras (o evitar algunas otras) en el propio domicilio que pueden ser beneficiosas para la evolución.

En el Hospital de Nens estamos sensibilizados con este problema de salud y desde hace varios meses participamos en una recogida de datos de los pacientes intoxicados, dirigida por el Grupo de Intoxicaciones de la SEUP (Sociedad Española de Urgencias de Pediatría), con el fin de establecer las características actuales de las intoxicaciones pediátricas en nuestro medio y poder trabajar en la prevención y en un manejo todavía más eficiente en un futuro inmediato.

En próximos días publicaremos algunos consejos para la prevención de las intoxicaciones y una lista con los productos domésticos que, con los conocimientos actuales, no se consideran tóxicos.

viernes, 19 de agosto de 2011

Detección precoz neonatal: la prueba del talón

Todos los que hayan tenido un hijo, saben que entorno a las 48 horas de vida y antes del alta hospitalaria, a su bebé le realizarán la prueba del talón.

La prueba del talón es como se conoce coloquialmente a un análisis que consiste en una detección de enfermedades endocrino-metabólicas que son difícilmente diagnosticables al nacimiento y que sin embargo se benefician de su diagnóstico precoz.
En la provincia de Barcelona se inició de forma experimental la detección de la fenilcetonuria en el año 1970. A nivel estatal en el año 1977 se aprueba el “Plan Nacional de Prevención de la Subnormalidad” (sí, qué horrible nombre…), poniéndose en marcha en algunos centros hasta llegar a la actualidad, en la que existen 21 centros de detección precoz neonatal dependientes de las Comunidades Autónomas y que cubren al 100% de los recién nacidos en el territorio.

Como ocurre en otros temas en materia sanitaria, no en todas las Comunidades Autónomas se detectan las mismas enfermedades. Las dos que son comunes en todo el país son el hipotiroidismo congénito y la fenilcetonuria. En Catalunya ambas enfermedades están en el programa desde el año 1982, añadiéndose en el año 2000, la detección de la fibrosis quística.

El objetivo de este análisis es detectar enfermedades que provocan una afectación severa del niño y que asocian retraso mental, que es más importante cuánto más tarde se produzca el diagnóstico.

Los criterios que se siguen para incluir en estos programas de screening universal son:
  1. Son enfermedades con importante afectación física y/o mental y con posibilidad de mortalidad sin diagnóstico.
  2. La búsqueda clínica por exploración física no es suficiente para identificar la enfermedad en el recién nacido.
  3. Existe un tratamiento efectivo.
  4. Además el tratamiento mejora el pronóstico.
  5. Enfermedad con incidencia elevada, que afecta a más de 1 de cada 10000-15000 recién nacidos.
  6. Existe un test analítico de cribado rápido, sencillo, fiable y de bajo coste.
La prueba se realiza mediante una pequeña extracción de sangre. Tradicionalmente se hacía una pequeña punción en el talón. Actualmente en muchos centros se ha sustituido por una punción directamente en una vena, pues resulta menos doloroso para el bebé. La sangre se pone en un cartón preparado a tal efecto y se analiza. Los resultados son remitidos pocas semanas después a las familias. Cuando se detecta la posibilidad de enfermedad, las familias son remitidas a los centros de referencia para cada enfermedad, confirmar el diagnóstico, completar el estudio e iniciar tratamiento. En algunos casos es necesaria la repetición de la prueba por algún problema técnico, no te asustes si esto te sucede.

martes, 16 de agosto de 2011

Dengue o merequetengue


Aún recuerdo la frase con la que comenzaba la clase mi profesor de microbiología
“El dengue, que nada tiene que ver con el merequetengue”.

El mosquito tigre (Aedes albopictus) es ese enojoso insecto de patas rayadas que forma parte de nuestra biodiversidad desde 2004. Oriundo del Sudeste Asiático, llegó a Europa en 1979 concretamente a Albania. En 1991 se introdujo en Italia y después a España donde se instaló en Cataluña y en algunas zonas de la Comunidad Valenciana.

La especie, eminentemente urbana, se expande con rapidez y aunque originalmente cría en las cavidades de los troncos de los árboles, hoy puede hacerlo en todo tipo de contenedores de agua, como jarrones, bidones, platos, etc. Los mosquitos tigre pican de día y con el alimento que les proporciona la sangre de una picadura, la hembra del mosquito puede realizar una puesta de 80 huevos aproximadamente, que serán adultos al cabo de una semana.
Su reproducción se produce en casas particulares, es por ello fundamental que todos adoptemos las medidas de prevención para evitar su propagación y la trasmisión de enfermedades como el dengue entre otras.

Según el doctor Joaquín Gascón, que dirige la Unidad de Medicina Tropical del hospital Clínico de Barcelona, «se puede disminuir el peligro de contagio utilizando siempre manga larga, calcetines y pantalones largos, por mucho calor que haga.. y el repelente que recomienda la OMS, el DEET (dietiletoluamida) al 40%».

Por otro lado el significado de la palabra merequetengue si bien suena a ritmo de salsa tiene otras connotaciones a saber; alboroto, desorden, escándalo o trifulca.
Al parecer con el tiempo, tanto el dengue con el merequetengue tienen algo más en común gracias a la globalización.

PD: Entrada escrita por la Dra. Ruggeri, pediatra del Servicio de Urgencias y neumóloga del Hospital de Nens

viernes, 12 de agosto de 2011

Recetas de salud (II)


Ahora que seguramente estás de vacaciones, en tus salidas de fin de semana, por la ciudad, y EN CUALQUIER MOMENTO aunque sea un trayecto corto, no te olvides de utilizar los sistemas de retención infantil en tu vehículo. No te lo decimos para que evites una multa, que es lo de menos, te lo decimos para salvaguardar seguridad de tus hijos.
Si quieres más información, puedes consultar en este enlace.

martes, 9 de agosto de 2011

Paseo con gemelos....o casi

Imagen de gemelos de la fotógrafa Anna Geddes

Hoy sí. Transcurridos los primeros días y una vez aclimatados a la vida extrauterina, Pau y Albert saldrán a la calle por primera vez. Las necesidades de vitamina D, la salud mental de los padres y el poder presumir de gemelos así lo determinan.
En el caso de los gemelos, la planificación del paseo adquiere una importancia capital. En primer lugar, tienes que calcular que la excursión no te coincida con ninguna comida, ni de los niños ni los padres, y salir en el momento preciso, ni un minuto antes ni un minuto después. Seguidamente, la selección del vestuario. Hay que tener muy en cuenta la temperatura exterior y elegir una ropa con la que no pasen ni frío ni calor (no pienso hacer el típico chiste de los cero grados). Este proceso requiere de un buen rato teniendo en cuenta que la temperatura exterior no viene marcada por un hecho objetivo como puede ser el termómetro o la previsión del Tomàs Molina, sino por las sensaciones de la madre "Hoy hace frío, es necesario que los abrigamos" " Pero si el termómetro marca 31 º ", replica normalmente el padre. "Ya, pero para ellos hace frío". Pues nada, body y traje de neopreno.
Antes de vestir los niños, hay que cambiar el pañal por si acaso. Durado este proceso, y cuando los niños tienen el miembro (viril en nuestro caso) al aire, es cuando tienen la sana virtud de orinar ... sobre la ropa preparada!
Una vez cambiados los pañales y vestidos los niños, hay que confeccionar cuidadosamente la bolsa que nos debe acompañar. No importa si la duración prevista del paseo son 20 ó 30 minutos. Hay que rellenar la bolsa con 4 ó 5 pares de pañales, la crema del sol (pero no hacía frío?), La crema del culito, las toallitas, los chupetes, las mantitas (y si de repente viene un frío polar?), los recambios de ropa y una larga lista de utensilios.
Bueno ahora ya estamos en condiciones de colocar los niños en el cochecito y emprender el tan deseado viajecito. Una vez atados y con la colonia puesta (pequeños pero pulidos) enfilamos el pasillo de casa que nos debe conducir a la aventura. Cuando estamos a punto de cerrar la puerta, un ruido sospechosamente familiar seguido de un olor fétido emergen del culo de uno de los niños. Sí, hay que dar media vuelta y cambiar el pañal. Una vez cambiado el pañal es momento de pasar a la acción y ejecutar el plan, pero ... cuidado, la madre mira el reloj  "Estos niños tienen hambre, no podemos irnos. Ya saldremos mañana". Como si no supiéramos lo que nos esperaba al día siguiente, el día de la marmota.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Gemelos y lactancia materna

Pau y el Albert ya tienen 10 días de vida. A día de hoy, su alimentación se basa de forma exclusiva de leche materna y tanto ellos como la madre están encantados de que así sea. Llegar hasta aquí, sin embargo, no ha sido un camino de rosas.
Como ya os he confesado en alguna ocasión, las vivencias y sensaciones como padre de gemelos son muy diferentes a los consejos que doy y he dado como pediatra. En el tema de la lactancia materna esta afirmación adquiere una relevancia especial.
Que levante la mano quien no haya oído hablar de las bondades de la leche materna y la importancia que ésta tiene en los vínculos afectivos con la madre, en la nutrición del niño o su carácter protector frente a enfermedades infecciosas y alergias. Pues bien, a pesar de todas estas virtudes, tengo que reconocer que en casa estuvimos a punto de tirar la toalla en más de una ocasión.
El primer día, aún en la clínica, el delicado estado de la madre no nos permitió ofrecer el pecho de forma precoz y nuestros gemelos tuvieron que pasar unas horas en el nido alimentándose de leche artificial. Una vez restablecida la madre, pudimos iniciar la aventura de la lactancia materna. Pero, cuál fue nuestra sorpresa ... los niños no cogían el pecho ni con velcro! ¿Pero no nacían enseñados? ¿No era instintivo? pensé. Sin perder la calma ni la compostura, decidimos despertarnos cada 2 horas para entrenar a los niños. Al fin y al cabo, incluso Messi se entrena, reflexioné. Una vez transcurrida la primera noche entre bostezos, mordeduras de pezón, zumos intempestivos gentileza de la casa y termómetros, llegó el día. "Menos mal", pensé. "Seguro que lo veremos mucho más claro". Nada más lejos de la realidad. Continuábamos "peces"  y aquellas pobres criaturas con más hambre que los concursantes de Supervivientes. Tras una segunda noche dantesca, Pau y Albert cada vez estaban más delgados y más dormidos. La sombra de los biberones planeaba cada vez con más fuerza y ​​más cuando mi instinto pediátrico sugirió a las enfermeras la posibilidad de que los niños hubieran sufrido una bajada de azúcar. Desgraciadamente, el test confirmó que los pobres tenían menos glucosa en sangre que un gato de yeso. Fue entonces cuando la situación dio un giro inesperado gracias a la intervención de enfermeras y auxiliares. Con una dedicación y paciencia digna de admiración, nos enseñaron como coger el pecho, como abrir la boca del bebé y como estimular la succión. Mientras los pequeños chupaban, un servidor les iba "engañando" con una jeringa de leche artificial que introducía estratégicamente por la comisura superior de la boca, una maniobra propia de la serie Veterinaris de TV3. Al cabo de un par de días, los niños eran capaces de tomar el pecho de forma autónoma (mis maniobras de alquimista ya no eran necesarias) y recibían una pequeña ayuda de leche artificial a la espera de la "subida" de leche materna . En 6 º día de vida, eliminamos por completo la ayuda y cada niño era capaz de alimentarse durante más de 30 minutos sin descanso.
En el 10º día, la madre ya es capaz de alimentar a sus cachorros a la vez. Una auténtica pasada!

PD: Entrada escrita por el Dr. Cachadiña, pediatra del Hospital de Nens y padre reciente de gemelos.

lunes, 1 de agosto de 2011

Pediatra y padre de gemelos

Hace unos meses, mi mujer y yo recibimos una excelente noticia: estábamos embarazados (bueno, sobre todo mi mujer). Unos días más tarde acudimos a nuestra ginecóloga para confirmar ecográficamente lo que el amigo predictor nos había anunciado. Y, efectivamente, esa pequeña bola que se veía dentro del útero tenía vida propia, latía enérgicamente. "También veo un mioma* que tendremos que controlar", comentó. Pasaron los días y acudimos puntualmente a la visita de control. Tras las preguntas pertinentes, la doctora nos hizo pasar a la sala de ecografías. "A ver cómo está el mio ....... vaya por Dios".  Resulta que al mioma le habían salido extremidades y latía tan o más fuerte que su vecino. Sí, esperábamos gemelos.
Han sido muchas las ocasiones en que, como pediatra de cabecera, he tenido que dar consejos a familias con gemelos. Desde el otro lado de la silla y con la experiencia de los años siempre me ha resultado una tarea muy agradable y relativamente sencilla dar respuesta a casi todas las preguntas, sea antes o después del nacimiento.
Pues bien, ahora que me encuentro en el otro bando y todas aquellas preguntas que tantas y tantas veces he contestado ... me las hago a mí mismo!
¿Los reconoceré inmediatamente? ¿Tendré que orientarme por marcas corporales imaginarias que hagan juego con los pijamas con el nombre bordado? ¿O serán las abuelas que determinan quién es quién, y a quién se parecen?
¿Como les daremos el pecho? ¿Uno después del otro? ¿A la vez? Haciendo un "castell de 2 de 1 amb folre i manilles"? ¿Les damos paga semanal y que se compren lo que quieran?
¿Sabremos a quién le toca comer? ¿O un bebé estará sobrealimentado y otro hambriento?
¿Deben dormir cada uno en su cama o al principio pueden compartir cuna? ¿Hay literas para bebés?
Compraré un cochecito doble, pero ¿los niños irán en paralelo o uno delante del otro? Y lo que es más importante ... ¿cabrá en el ascensor de casa?
¿Y el coche? ¿Tendré que comprarme un vehículo más grande? ¿Hablo directamente con transportes municipales de Barcelona?
Pau y Albert ya hace unos días que están con nosotros. Tan ellos como la madre están perfectamente. Algunos de los enigmas que nos planteábamos han tenido una rápida respuesta (sí, las abuelas han decidido a quien se parecen) pero otros todavía los estamos tratando de resolver. Os mantendremos debidamente informados.

*Un mioma es una pequeña tumoración benigna que algunas mujeres tienen en el útero y que, en algunas ocasiones, puede dificultar la implantación del óvulo fecundado. 

PD: Post escrito por el Dr. Cachadiña, pediatra del Hospital de Nens y reciente padre de gemelos. ¡Nuestra más sincera enhorabuena!