martes, 28 de junio de 2011

¿Preparados para el verano? Protección solar (y II)

Completando el post anterior, algunos aspectos a recordar y algunos mitos a derrumbar:

  • Es erróneo creer que no se puede quemar en un día tapado. Las nubes atenúan la radiación ultravioleta, pero la radiación difusa es suficientemente intensa para quemarse, salvo los días excepcionalmente tapados con nubes bajas y negras.
  • Ser joven no nos hace inmune a la radiación solar. El exceso de sol es peligroso, con independencia de la edad.
  • «Si no siento calor cuando estoy al sol, no me quemaré». Esta es una idea falsa. La radiación ultravioleta no se siente, aunque llegue a las capas no superficiales de la piel y ejerza su efecto indeseable.
  • El bronceado es una reacción de defensa de la piel ante la exposición a la radiación ultravioleta y la agresión que esta radiación le origina. Aunque tiene una función protectora, sólo protege parcialmente. No existe, por tanto, el famoso «bronceado saludable».
  • Hay que proponerse como objetivo general el desarrollo de hábitos saludables para toda la vida. Predica con el ejemplo. Nada educará mejor a tu hijo que ver que tú misma aplicas siempre medidas correctas de protección solar.
En los últimos años el diagnóstico de cáncer de piel se ha incrementado, en especial entre las personas más jóvenes. No te pierdas este vídeo. Disfrutar del sol y del tiempo libre no está reñido con la prevención.

miércoles, 22 de junio de 2011

Ante una quemadura


Mañana por la noche celebramos la verbena de Sant Joan. Es un momento para dar la bienvenida al verano y disfrutar de una fiesta tradicional donde gastronomía y pirotecnia tienen su espacio.
Los consejos para evitar los accidentes con los petardos y el material inflamable han sido difundidos en los últimos días por algunos organismos como Protección Civil.
En el caso de producirse una quemadura, intenta seguir estas recomendaciones en tu domicilio.
Lo más importante es mantener la calma e intentar calmar al niño y sobretodo apartarlo de la fuente que haya producido la quemadura.
Para calmar el dolor podemos refrescar el área quemada  con agua fresca durante 5-10 minutos  o aplicar gasas húmedas en la zona (en su defecto un trapo/ toalla  limpio húmedo), recordar no poner pomadas, pasta de dientes ni aceites sobre el área quemada.
Retirar la ropa del área quemada siempre y cuando ésta no esté  pegada, si es así dejarla hasta llegar al centro sanitario.
Si la quemadura es leve: quemadura de tamaño pequeño, que provoca enrojecimiento  de la piel y dolor leve  (quemadura grado I)  se puede curar en casa, lo primero que hay que hacer es refrescar la zona durante unos cinco minutos, secar la zona con cuidado y colocar un apósito con una gasa  y tapar. Estas quemaduras suelen curar en una semana.
Si aparecen ampollas o vesículas no hay que tocarlas, ya que hay riesgo de infección. En este caso ya estamos hablando de quemaduras de grado II y es conveniente la valoración facultativa.
Si la quemadura es más severa: quemadura extensa, afecta cara, articulaciones, hay perdida de tejido o se ha producido con un producto químico  (quemadura grado II) igualmente hay que lavar la zona con agua fresca durante 5-10 minutos, después  aplicar una gasas húmedas, administrar paracetamol o ibuprofeno según peso  para reducir el dolor  y acudir  a un centro  sanitario para valoración y cura.
Si la quemadura fuera eléctrica, cortar la corriente del domicilio y avisar a los servicios de emergencia.
La fotoprotección posterior de la zona es importante (mediante protectores solares y evitando la exposición) ya que en ocasiones, incluso con quemaduras de poca envergadura, se produce una hiperpigmentación de la piel que puede resultar rebelde al tratamiento.

Per reproduir correctament aquest contingut és necessari instal·lar el programari Adobe Flash Player. Si us plau, baixeu-vos l'última versió, només us requerirà uns instants.

lunes, 20 de junio de 2011

¿Preparados para el verano? Protección solar (I)

Seguro que más de uno de vosotros ya se ha pasado por la farmacia para hacer acopio de protectores solares. Las radiaciones solares empiezan a ser bastante intensas y hay que estar preparado. Todos, pero en especial los niños por las características de su piel y por el efecto acumulativo de las radiaciones a lo largo de los años.
Os explicaremos 4 medidas básicas de protección solar:

1. La protección solar más económica y efectiva es mantenerse a la sombra. Busca sombras en los espacios abiertos o lleva un parasol.

2. No hay que hacer exposiciones prolongadas al sol. Hay que evitar las horas centrales del día.

3. Elección de un protector solar adecuado. Por suerte, la industria nos ofrece una amplia gama de protectores solares.

Lo que hay que saber sobre protectores solares
Los protectores solares contienen sustancias químicas que actúan de una de las dos maneras siguientes:
  • Absorbiendo la radiación ultravioleta e impidiendo su penetración: son los filtros químicos. Son orgánicos y su espectro es más limitado que en los filtros físicos.
  • Filtros físicos, que actúan reflejando la radiación ultravioleta. De esta manera, se impide la penetración cutánea. Son las llamadas pantallas minerales o inorgánicas (mecanismo de reflexión pura de la radiación solar). Son de amplio espectro.
Recientemente se han desarrollado nuevas moléculas orgánicas que tienen las ventajas de los dos tipos anteriores. Son las llamadas pantallas orgánicas.
Se deben elegir las presentaciones de línea infantil (porque son de base más suave y no contienen perfumes), y resistentes al agua, no sólo para actividades de baño, sino también cuando se llevan a cabo actividades que pueden producir sudoración abundante (es decir, en niños se han de elegir siempre). Estos protectores solares están pensados para durar más que los protectores normales en estas circunstancias.
Cuanto más elevado sea el factor de protección solar (FPS), más protección proporciona.

La elección del factor de protección solar depende del tipo de piel y de la edad del niño
  • Los niños menores de seis meses carecen de la capacidad natural de la piel para defenderse del sol y pueden desarrollar quemaduras solares de consecuencias graves. Por tanto, no deben exponerse a la luz directa del sol.
  • Los niños entre seis meses y tres años deben protegerse con un factor de protección solar igual o superior a 40.
  • En niños mayores de tres años se utilizará como mínimo un factor de protección solar igual o superior a 25.
Aun así, hay que pensar que dependiendo del tipo de piel, (blanca o morena) el protector solar deberá tener un factor de protección más o menos alto.

Hay que tener en cuenta que el protector solar no será efectivo si no se aplica correctamente:
  • Se aplicará 30 minutos antes de salir de casa. Estas sustancias no actúan inmediatamente, por lo que tu hijo no se puede exponer al sol hasta después de 20 minutos de haberle aplicado el protector.
  • No dejes de aplicarlo los días nublados.
  • La frecuencia de renovación habitual de los protectores solares es de cada dos horas. Sin embargo, si tu hijo se baña a menudo o se dedica a jugar en el agua, la renovación debería ser con intervalos más frecuentes.
  • Aplícale frotando y extendiéndolo bien. Asegurate que cubre todas las áreas corporales expuestas, especialmente la cara, los pies y las manos del niño, así como las partes de las piernas y los brazos no cubiertas por la ropa.
4. Elección de una ropa adecuada

Viste a tu hijo con ropas de color no muy oscuro, y no muy ajustadas. Las ropas muy oscuras protegen más pero son más calurosas. De todos modos, el factor que influye más en disminuir el paso de más o menos cantidad de radiación no es el color, sino el grosor y el tramado estrecho del tejido. Algunas ropas muestran en la etiqueta el factor de protección solar que se les puede atribuir en base a su capacidad de bloqueo solar. Por ejemplo, un FP de 40 (o UPF-40) o uno más elevado proporcionan una protección muy alta. Un UPF-15, o superior, proporciona una protección bastante aceptable.
Los niños siempre deben llevar camisetas y otras prendas corporales cuando estén jugando, incluso si lo hacen en la sombra (por ejemplo: camisetas de algodón no ajustadas).
Se emplearán gorras con visera frontal, que proyecten sombra sobre la parte alta de la cara.

miércoles, 15 de junio de 2011

125 años Hospital de Nens de Barcelona

¡¡¡Estamos de cumpleaños!!! Tenemos que soplar nada menos que 125 velas. Nos hubiera gustado poder ver por un agujerito como el día 15 de mayo de 1886 el Dr. Francisco Vidal Solares junto a Sor Mercedes Viza, hermana de la Compañía de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, crearon un pequeño dispensario que en 1890 se convertiría en el Hospital de Niños Pobres de Barcelona.
Imagen centenaria de colas a la entrada del dispensario (calle Consell de Cent, Barcelona)

Este año celebramos 125 años cuidando niños. El resultado de tantos años de esfuerzo y superación, nos ha permitido conseguir un centro pionero y de referencia en Cataluña en asistencia, investigación y docencia en el campo de la Pediatría, con más de 450.000 actos médicos al año. Esta es nuestra manera de ofrecer a la sociedad todos los valores, los conocimientos y las experiencias tan enriquecedoras que hemos acumulado.
Curiosamente en el año 1886 se crea la bebida más famosa de todos los tiempos cuya fórmula se ha mantenido secreta a lo largo de los años. Nuestra fórmula no tiene ningún tipo de secreto: se mezclan a partes iguales la profesionalidad en ofrecer unos servicios sanitarios de calidad, la vocación de dar lo mejor de nosotros mismos y la ilusión por ver crecer de forma saludable al bien más preciado que como sociedad tenemos: los niños.

125 años Hospital de Nens: Creciendo para hacernos crecer. Nos acompañas?