miércoles, 14 de diciembre de 2011

Tratemos la obesidad infantil desde el principio: Pongamos menos gasolina!!!

Imaginad una situación:


1-Vamos a poner combustible en una gasolinera de prepago y pedimos a la caja 70 euros de gasolina.


2-Una vez lo hemos pagado vamos al surtidor y llenamos el depósito de nuestro vehículo.
3 - Sólo caben 60 de los 70 Euros que ya hemos pagado
4 - Pedimos una botella para llevarnos los 10 euros de gasolina que no nos han cabido en el depósito.
5 - Ponemos la botella en el maletero para utilizarla cuando se termine la del depósito.
6 - La semana siguiente (antes de que se nos acabe el combustible del depósito y por tanto sin utilizar las reservas que llevábamos en el maletero) volvemos a poner gasolina.
7-70 euros otra vez, que tampoco caben y por tanto pedimos otra botella que pondremos en el maletero con la primera.


8-Qué nos pasará al cabo de un par de meses? Pues que tendremos muchas botellas detrás del coche.

Pues el acúmulo de grasa (botellas de gasolina) es la obesidad. Si tenemos pocas lo llamaremos SOBREPESO y si tenemos muchas diremos OBESIDAD.El sobrepeso puede comportar alguna molestia (siendo la más importante la alteración de la autoestima).
La obesidad ya produce más problemas. El coche circula siempre cargado y eso hace que vaya más lento. A muchos niños obesos no les gusta el deporte, porque no son buenos, transpiran más y les cuesta más que al resto. A la larga se pueden volver sedentarios. Además cuanto más sedentarios son, menos energía gastan y más grasa se acumula.

Diferentes modelos de coches tienen diferentes consumos de gasolina. Lo mismo ocurre con 2 hermanos que comen igual y uno engorda y el otro no. Cada individuo tiene un metabolismo que cambiará en las diferentes fases
de la vida.

Ya tenemos el diagnóstico: demasiadas reservas acumuladas. Ahora necesitamos saber si hay alguna causa que haga que el organismo gaste menos energía. Una analítica nos dirá si el tiroides funciona correctamente Si la obesidad es importante o hay antecedentes familiares habrá que procurar que no se haya "estropeado nada".

Las reservas de grasa acumulades pueden originar depósitos de grasa en el hígado, pueden hacer subir la presión arterial, hacer que la insulina no sea eficaz para controlar los niveles azúcar, adelantar la pubertad ... Pero lo importante es no llegar a todo esto.

Cuando detectamos un aumento excesivo de peso hay que poner solución. Cuanto más rápido lo hagamos más fácil será.

¿Como lo podemos hacer? Pues la respuesta en el caso del coche es fácil, tenemos 2 soluciones:

1- Poner menos gasolina: ingerir menos calorías
2- Hacer más kilómetros para gastarla toda incluida la de reserva: hacer más deporte.

En la práctica no es tan fácil ya que los niños deben seguir creciendo y al restringir su dieta no debemos dejar los nutrientes esenciales
Hay que implicar a la familia y al propio paciente según la edad sin crear angustia.
El aumento de la actividad deportiva ayuda pero no suele ser suficiente como tratamiento de la obesidad.
Finalmente deciros que si los padres queremos lo conseguiremos y mejor lograrlo lo antes posible, ya que menos alterada estará la autoestima y más fácil será el cambio de hábitos.


3 comentarios:

  1. Artículo cortesía de la Dra. Peitx, del Servicio de Endocrinologia.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo. Es una lástima y la obesidad infantil traerá muchos problemas a la larga. www.saludsemanal.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Muy buena analogía. Los felicito.

    Tengo 17 años dedicado al combate de la obesidad en México, los invito a que conozcan mi blog y mi página web

    http://bandagastricaonline.blogspot.com/
    http://bandagastricaonline.com/

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!