martes, 28 de junio de 2011

¿Preparados para el verano? Protección solar (y II)

Completando el post anterior, algunos aspectos a recordar y algunos mitos a derrumbar:

  • Es erróneo creer que no se puede quemar en un día tapado. Las nubes atenúan la radiación ultravioleta, pero la radiación difusa es suficientemente intensa para quemarse, salvo los días excepcionalmente tapados con nubes bajas y negras.
  • Ser joven no nos hace inmune a la radiación solar. El exceso de sol es peligroso, con independencia de la edad.
  • «Si no siento calor cuando estoy al sol, no me quemaré». Esta es una idea falsa. La radiación ultravioleta no se siente, aunque llegue a las capas no superficiales de la piel y ejerza su efecto indeseable.
  • El bronceado es una reacción de defensa de la piel ante la exposición a la radiación ultravioleta y la agresión que esta radiación le origina. Aunque tiene una función protectora, sólo protege parcialmente. No existe, por tanto, el famoso «bronceado saludable».
  • Hay que proponerse como objetivo general el desarrollo de hábitos saludables para toda la vida. Predica con el ejemplo. Nada educará mejor a tu hijo que ver que tú misma aplicas siempre medidas correctas de protección solar.
En los últimos años el diagnóstico de cáncer de piel se ha incrementado, en especial entre las personas más jóvenes. No te pierdas este vídeo. Disfrutar del sol y del tiempo libre no está reñido con la prevención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!